La economía comenzó a reactivarse en mayo. (Foyo: Andina)
La economía comenzó a reactivarse en mayo. (Foyo: Andina)

El retraso en la aprobación de protocolos sanitarios habría impedido alcanzar la meta para fines de mayo: el Producto Bruto Interno (PBI) operando al 69% de su capacidad, señaló en su reporte semanal.

MIRA: Subsidios del Gobierno compensarían caída del consumo en el segundo trimestre, estima Scotiabank

No obstante, sí se observó una recuperación a raíz del gradual reinicio de actividades, pues se registró un incremento en el consumo de electricidad en mayo, que es un indicador de la actividad económica.

Según estimados del Ministerio de Economía (MEF), durante la cuarentena, alrededor del 44% del PBI se mantuvo en funcionamiento.

La paralización de la actividad económica generó una caída de 16% en el PBI en marzo y, según el banco, de más de 30% en abril. Además, entre febrero y abril se perdieron 1.2 millones de empleos -formales e informales- respecto al mismo período del 2019, según el INEI.

A inicios de mayo el gobierno anunció un Plan de Reanudación de Actividades de cuatro fases. La meta al final de la fase 1 era que la actividad económica alcanzara el 69% del PBI. “Sin embargo, el proceso es lento por los requisitos y protocolos demandados por el gobierno y es poco probable que se haya alcanzado esta meta”, anotó Scotiabank.

Para operar, las empresas tenían que cumplir primero los lineamientos generales COVID-19 del Ministerio de Salud (Minsa) y, luego, con protocolos sectoriales específicos para cada industria, “un proceso protocolar difícil, a veces burocrático”.

Dadas las observaciones ante estas dificultades, voceros del Ejecutivo han señalado que se va a flexibilizar las condiciones de reapertura y poner énfasis en el cumplimiento de las normas sanitarias ex post.

De concretarse este anuncio, aún es posible alcanzar la meta de que el PBI trabaje cerca al 95% de su nivel pre COVID-19 al final de la fase 4, prevista para fines de agosto.

Plan de Reanudación de Actividades

La fase 1 empezó el 11 de mayo y tiene como meta hacer que la actividad económica alcance el 69% del PBI a fin de mes.

Para ello se autorizó el reinicio de 27 actividades productivas, destacando entre las principales: gran minería, pesca industrial, proyectos de infraestructura e inmobiliarios priorizados, industria metalmecánica, servicios de restaurantes a domicilio y comercio electrónico de bienes para el hogar.

La evolución del consumo de electricidad muestra que la actividad económica se ha empezado a recuperar desde mediados de mayo.

En abril la producción de electricidad registró una caída de 30% respecto a un año atrás. En mayo el retroceso promedio fue de 25%; sin embargo, tomando en cuenta solo la última semana del mes la caída se redujo a alrededor del 18%, lo que reflejaría la gradual recuperación de la actividad económica.

Cabe anotar que la producción y el consumo de electricidad son equivalentes -la energía no se acumula- y que la data presentada en el gráfico corresponde al Comité de Operación Económica del Sistema (COES), que representa alrededor de 95% de la energía eléctrica producida en el país (la diferencia corresponde a auto productores).

Evolución por sector

A nivel sectorial, considerando el consumo de electricidad de los clientes libres reportado por el COES, que representa cerca del 60% de la demanda total de energía, se observa un gradual incremento del consumo de electricidad de todas las actividades económicas, destacando minería -el sector de mayor consumo- y construcción.

De otro lado, el Sistema Integrado para COVID-19 (SISCOVID-19) del Ministerio de Salud aprobó los planes sanitarios para el reinicio de operación de 10,086 empresas. La mayoría están bajo la supervisión del Ministerio de Producción, seguido del Minsa y del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

En lo que se refiere a la minería, durante la fase 1 se reanudan paulatinamente las operaciones de la gran minería que comprende 22 empresas y 39 unidades mineras. La gran minería aporta el 95% de la producción de cobre, el 65% de la plata, el 62% del zinc y el 26% del oro, según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).

Además, Marcobre, propietario del proyecto de cobre Mina Justa presentó la solicitud de reinicio de obras. Según el plan de reapertura, la mediana minería iniciaría en junio, la pequeña en julio y los productores artesanales en agosto.

El sector de pesca industrial también fue incluido en la fase 1. Así, la primera temporada de pesca de anchoveta en la región centro-norte arrancó el 13 de mayo, estableciendo Produce una cuota de 2.41 millones de toneladas.

Si bien la campaña empezó con ciertas restricciones -inicialmente se autorizó a operar solo con el 60% de la flota-, las capturas se han incrementado, registrándose en mayo con un desembarque superior a las 556,000 toneladas de anchoveta.

En el sector construcción y saneamiento, hasta el momento se ha aprobado a 484 empresas a reiniciar operaciones. Al respecto, cerca de 1,200 proyectos inmobiliarios presentaron su solicitud de reactivación, de los cuales se aprobaron casi 300, según el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS).

Además, en la fase 1 se incluyeron 56 proyectos de transporte, 36 obras de saneamiento, proyectos del Plan Nacional de Infraestructura (PNIC) y de la Autoridad para la Reconstrucción con cambios (ARCC).

El sector industrial es el que ha registrado el mayor número de solicitudes de reapertura. Según cifras del Produce la mayoría pertenecía al rubro de restaurantes y hoteles -para recojo en local y entrega por delivery-, seguido de comercio electrónico de bienes para el hogar, industria metalmecánica, textil y confecciones, servicios de tecnología de información, entre otros.

TE PUEDE INTERESAR