¿Debe preocupar el alza del tipo de cambio en la plaza local?
¿Debe preocupar el alza del tipo de cambio en la plaza local?

El viernes, el Gobierno de EE.UU. informó que su tasa de desempleo cayó a 5,9% en setiembre, desde el 6,1% en que se encontraba, lo que provocó que suba la cotización del dólar en casi todas las economías, excepto en el Perú.

Sigue a Portafolio también en Facebook

La divisa cerró en S/.2,903, por debajo de la cotización del jueves (S/.2,905) y acumuló un alza de 3,7% en el año. En dicha jornada, el Banco Central de Reserva (BCR) intervino en el mercado cambiario para evitar una fluctuación excesiva del dólar. 

¿Cuál es la relación del tipo de cambio con lo que haga el Gobierno de EE.UU.?, ¿debe el BCR dejar al billete verde al libre albedrío?, ¿debe preocuparnos el alza del dólar? Las respuestas a estas tres preguntas están relacionadas y pueden impactar en la evolución de la economía y en el bolsillo de cada uno de nosotros.

La respuesta a la primera pregunta es más que simple. Así como todos nosotros pondríamos nuestros ahorros en el banco o caja más segura y que mayor interés pague, los inversionistas migran a las economías de menor riesgo y que paguen mayores tasas.

Al mejorar la economía de EE.UU. y ser la principal condición para que la Reserva Federal (FED) –su banco central– decida subir las tasas de interés, los capitales migran hacia dicho país, para lo cual demandan dólares y terminan por debilitar a las demás monedas.

“El alza del dólar responde al sólido fortalecimiento económico de EE.UU. y al cambio gradual de política monetaria que mostraría la FED en los siguientes meses”, dice Roberto Flores, gerente de Estudios Económicos y Estrategia de Inteligo.

Desde la crisis del 2008, la FED ha inyectado cerca de US$3.000 millones de millones (trillones) a la economía estadounidense para activarla. Así, en línea con la mejora de la actividad, ha decidido reducir a cero, en este mes, su último programa que desembolsaba US$85.000 millones mensuales.   

La culminación de los paquetes de liquidez y la recuperación de la economía construyen la ruta para que la FED eleve sus tasas de interés el próximo año y que por ende aumenten los vaivenes del tipo de cambio.

“La subida del precio del dólar no es solo en el Perú, sino es un cambio que se está dando en todas las monedas contra el dólar, debido a una economía estadounidense más fuerte de lo que se esperaba y a una reducción de la política monetaria expansiva que tenía la FED”, dice a modo de conclusión Frank Babarczy, jefe de Mercados Globales Perú del BBVA Continental.

En el Perú, en lo que va del año, el billete verde ha subido 3,7%, mientras que aumentó 4,3% en Colombia, 13,6% en Chile, 2,6% en México, 5,6% en Brasil y 29,5% en Argentina. A excepción de México; el dólar en nuestro país es el que menos ha subido.

Curiosamente, un periodista preguntó al presidente del BCR, Julio Verlarde, por qué no deja libre la cotización de la divisa y este respondió:

“El BCR no deja que el dólar tenga una fluctuación excesiva, primero, porque el 50,2% de los créditos están en dólares, con lo cual, hay un riesgo de pérdidas cambiarias y, segundo, por la poca profundidad de nuestro mercado de capitales, que puede llevar al dólar a fluctuaciones excesivas sin tener fundamentos”.

Las pérdidas por tipo de cambio se dan cuando personas y empresas tienen deudas en dólares mayores a sus ingresos en dicha moneda o, peor aun cuando sus deudas son en dólares y sus ingresos son en soles.

En el 2013, cuando el dólar subió 10%, unas 84 compañías de la bolsa limeña registraron elevadas pérdidas cambiarias, equivalentes al 5,8% de su utilidad operativa, debido a que registraron mayores pasivos en dólares.

Sin embargo, la autoridad monetaria tampoco ha dejado que el dólar suba menos del nivel en que está, debido al déficit de la balanza de cuenta corriente, señala Carlos Casas, ex viceministro de Economía y profesor de la Universidad del Pacífico.

NIVEL DE RIESGO
Entonces, poniendo en la balanza las dos fuerzas que genera la subida del tipo de cambio en nuestro país, es decir, un riesgo cambiario y la reducción de la brecha de la balanza de cuenta corriente, ¿un alza del 3,7%, debe preocuparnos?

El economista Pablo Secada sostiene que no, debido a que hay fundamentos –como los comentados sobre EE.UU.– para que el dólar suba y porque la situación externa ha hecho que el Perú importe al mundo mucho más de lo que exporta, con lo cual, el país termina demandando más dólares que los que están entrando.

Además, agrega que el BCR tiene los instrumentos y una cantidad considerable de reservas para evitar una fluctuación excesiva del billete verde.

Sin embargo, ¿en qué tamaño de alza el tipo de cambio debería preocupar? Para Roberto Flores, un incremento en dos dígitos del tipo de cambio sí representaría un choque importante para la economía, sobre todo por el nivel de participación de los créditos en dólares.

Carlos Casas añade –sobre la base de un estudio de sus alumnos de la Universidad del Pacífico– que un aumento del 10% del tipo de cambio provocaría un deterioro en las empresas que han emitido bonos en el mercado internacional.

Felizmente, las proyecciones de subida del tipo de cambio por los economistas consultados coinciden en un alza de un dígito.

Babarczy del BBVA estima un dólar a fin de año de entre S/.2,90 y S/.2,95, lo que representaría un alza de entre 3,6% y 5%.

Flores de Inteligo proyecta una subida de la divisa estadounidense de entre 3,5% y 3,6% en este año, y para el próximo, un alza de entre 3% y 4%.

Casas proyecta que en el 2014 cerraría con un dólar de entre S/.2,9 y S/.3,0, es decir, un aumento de 3,6% y 7%; mientras que Secada estima que el tipo de cambio no subirá más de 5% en el año. “Que el dólar se vaya a S/.3,5 o a S/.4.0 es imposible”, dice Secada.

Si bien Babarczy comenta que hoy hay más demanda de las empresas por coberturas [productos que ayudan a mitigar el riesgo cambiario], todavía hay cierto nivel de riesgo para las que no se han cubierto al 100%.

Todos los entrevistados concluyeron que en este nuevo contexto, tanto empresas como personas deben calzar sus pasivos con sus activos en dólares y financiarse en la moneda en la que generan sus ingresos. Secada recomienda que si una empresa o una persona le puede costar uno o dos puntos más al año endeudarse en la moneda en que genera sus ingresos, que lo asuman, puesto que si el dólar cambia de trayectoria como hoy, la deuda puede llegar a costar 5 o 6 puntos más.

En efecto, si los especialistas de tipo de cambio no siempre aciertan con el precio, menos lo haremos nosotros, con lo cual, no debemos especular con la moneda.