A la fecha se está dando un delivery ‘cojo’, porque los restaurantes no pueden operar los domingos bajo esta modalidad y, de lunes a sábado, el horario de atención es limitado, señala Juan Carlos Verme, presidente de la Asociación de Restaurantes del Perú-Arpe.
A la fecha se está dando un delivery ‘cojo’, porque los restaurantes no pueden operar los domingos bajo esta modalidad y, de lunes a sábado, el horario de atención es limitado, señala Juan Carlos Verme, presidente de la Asociación de Restaurantes del Perú-Arpe.

Los no solo han hecho fuerza común, a través de ‘Unión de Gremios de Restaurantes del Perú’, para solicitar al Gobierno abrir desde el 1 de julio, también realizó un pedido más inmediatos: ampliar el horario de atención de entrega hasta las 11 pm de lunes a sábado.

El ajuste a las reglas de juego, señala Daniel Manrique, dueño de la cadena Segundo Muelle, les permitiría a las empresas del sector aminorar el impacto de la actual crisis.

MIRA: Ejecutivo y sector privado alistan protocolo sanitario para que restaurantes atiendan en sus salones

“En la práctica -con el actual horario, cuyo tope es hasta las 9 pm- solo podemos atender pedidos hasta el turno de almuerzo porque ya a las 7 pm debemos encargarnos de limpiar y hacer una serie de cosas en el local. Además, en la medida que la gente en su totalidad no se reincorpore a sus trabajos los pedidos a la hora de almuerzo serán un tanto limitados”, afirma Juan Carlos Verme, presidente de la Asociación de Restaurantes del Perú-Arpe.

Con la reciente aprobación de poder operar los domingos, se tendría un alivio. Se estaba dando un delivery ‘cojo’, porque los restaurantes no pueden operar los domingos bajo esta modalidad y, de lunes a sábado, el horario de atención es limitado. “Los dos momentos más importantes del delivery son los domingos y las noches, estos representan alrededor del 35% de los ingresos, y hoy no se está dando”, remarca.

Con ello también coincide Eliana Gallardo, fundadora de la pollería D’Carbón, cuya afluencia de público, antes de la pandemia, provenía de empresas e instituciones aledañas a sus locales y los fines de semana.

IMPACTO EN LAS VENTAS

El delivery le ha dado un respiro a muchos restaurantes, cadenas como Segundo Muelle, D´Carbón y las marcas que maneja Civitano (Pescados Capitales, La Nacional y Juicy Lucy) han logrado mejorar considerablemente sus ventas por este canal. Juan Carlos Verme, también gerente general de la cadena Civitano (holding gastronómico de grupo Wiese), precisa que en el caso de su representada hasta se han duplicado respecto a los meses previos al COVID-19.

No obstante, asegura que las ventas vía reparto a domicilio y recojo en tienda no representan ni el 15% de la facturación que generaba con sus 18 locales abiertos.

MIRA: Alcalde de La Molina: “Hay distritos donde los restaurantes o los bares pueden funcionar”

Para el economista Carlos Niezen el impacto de la crisis en el sector será importante, ya que los ingresos podrían caer hasta en 45% este año respecto al 2019, especialmente para los restaurantes ‘premium’ con lo cual también concuerda Verme y Daniel Manrique. Para este último, incluso, la afectación podría llegar al 50%.

“El delivery solo representaba el 5% antes de la pandemia, nuestra venta provenía básicamente de la gente que asistía al restaurante. Al día de hoy estamos sobrepasando el 30% de las ventas para llevar y recojo en tienda; sin embargo es muy importante poder atender en el salón, por ello estamos a la espera de la aprobación del protocolo por parte del Ministerio de Salud”, señala Manrique.

NOTAS RELACIONADAS

VIDEO SUGERIDO

Restaurantes podrían recibir comensales en julio