DARWIN CRUZ /

Michael Froman, el Representante de la Oficina Comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés), afirma que el Perú y su país continúan haciendo los esfuerzos necesarios para ver si es posible tener una oficina en el Perú del servicio de sanidad estadounidense (APHIS, por sus siglas en el idioma anglosajón), pedido formulado por el Perú luego de haber entrado en vigencia el el 1 de febrero del 2009.

“El área de acceso sanitario y fitosanitario es en el que el equipo peruano ha tenido un mayor impacto comercial”, dijo Froman en una conferencia de prensa junto a la ministra de, Magali Silva, por el quinto aniversario de la puesta en vigencia del TLC entre el Perú y Estados Unidos.

Froman reconoció que el Perú es un gran exportador de a Estados Unidos y uno de los principales beneficios de este acuerdo ha sido la expansión del mercado para este sector peruano.

Lo dicho por Froman es cierto; de acuerdo con cifras del , las exportaciones del no tradicional a este mercado de destino tuvieron un incremento de 80,2% al pasar de US$576,4 millones a US$1.038 millones en cinco años.

En ese sentido, el establecimiento de una oficina APHIS en el Perú ayudaría a los exportadores de este sector a hacer más expeditivos los trámites de cumplimiento sanitario que impone Estados Unidos, de tal modo que se ahorrarán días en el traslado y no se interrumpiría el tratamiento de frío en la aduana de destino.

OTROS RESULTADOS

Silva resaltó que el TLC con EE.UU. ha consolidado el acceso preferencial del Perú a la , lo que le permite ganar frente a otros países que no gozan de preferencias similares, así como ponerse en igualdad de condiciones frente a aquellos que sí gozan de ellas. 

Hoy, el 97,9% de líneas arancelarias provenientes de Perú ingresan al mercado norteamericano libres de aranceles. Estas líneas representan el 100% de las exportaciones a este mercado.

Entre febrero 2009 (mes de entrada en vigencia del TLC) y noviembre de 2013, el monto total pagado por concepto de aranceles en EE.UU. por la importación de ascendió a US$23 millones (Fuente: USITC). En caso de no tener preferencias arancelarias se habría pagado US$ 1 019 millones, con lo cual se ha obtenido un ahorro de US$996 millones en aranceles

“Este acuerdo ha contribuido a mejorar calidad de vida de las personas a través del acceso del consumidor a productos más baratos y de mayor calidad y variedad, la expansión de la oferta de empleo, el incremento de los salarios reales en el sector exportador, lo cual fomenta la inclusión social”, dijo.