Empresas pagan, promedio, hasta S/.50.000 al mes para seguridad

El incremento de la delincuencia no es ajeno al mundo empresarial, así lo concluye la Encuesta de Percepción de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), que revela la constante preocupación que aqueja a los empresarios del Perú. 

Mientras el 46% de empresarios considera que la inseguridad ciudadana se da por la carencia de penas severas, el 33% restante piensa que la problemática de la inseguridad se debe a los pocos recursos que tiene la Policía Nacional del Perú. 

Sigue a Portafolio también en Facebook 

Cabe precisar que la encuesta se desarrolló durante 37 días, entre el 28 de setiembre y  4 de noviembre del presente año. El universo se conformo de  250 empresas de Lima (98%), Arequipa (1%) y Junín (1%). El 75% de encuestados forman parte del régimen de pequeñas, un 33% medianas y un 10% grandes empresas.


PRESUPUESTO
De otro lado, el estudio señala que empresas destinan en promedio 9000 soles mensuales en su presupuesto anual para la seguridad empresarial. "El presupuesto designado es para la contratación de personal de vigilancia (56%) e incremento de la infraestructura de seguridad (54%), como cámaras de vigilancia,  alarmas y cercos eléctricos, entre otros", indicó Barrios.

Pero también indica que las pequeñas empresas hacen grandes esfuerzos para implementar estrategias de seguridad destinando en promedio 3.000 soles mensuales, mientras las grandes destinan en promedio 50.000 soles.

De otro lado, el 91% de los encuestados se mostraron totalmente de acuerdo con la idea de que la inseguridad afecta negativamente las inversiones, pues “genera una mala imagen y desconfianza en los inversionistas”.

Barrios puntualizó que para combatir la inseguridad ciudadana, el 32% de las empresas han considerado la necesidad de imponer sanciones más drásticas mientras que el 17%  solicitan que se mejore los recursos asignados a la policía. Igualmente, el 15% de las empresas afirma que es necesario cambiar o dar nuevas leyes y el 14% responde que se debe hacer cumplir las leyes ya existentes.