De esta forma responde el instituto Avansys al mercado laboral
De esta forma responde el instituto Avansys al mercado laboral

Lea Sulmont es optimista, para ella el instituto de educación superior tecnológica -antes IPAL-  contribuirá a generar el talento humano que el país necesita. Aunque por el momento no se sabe qué porcentaje de sus alumnos, con respecto al sector, se encuentran trabajando, afirma que la empleabilidad de Avansys es alta.

“Nosotros medimos nuestra empleabilidad viendo cuántos de nuestros alumnos, que terminan sus estudios a los dos meses, trabajan. Lo que hemos encontrado es que nuestra tasa empleabilidad está subiendo. Estamos en 78% de empleabilidad”·, señala la directora académica de Innovación y Desarrollo Educativo.

Sigue a Portafolio también en 

Desde hace poco más de dos años, Avansys ha realizado una serie de cambios a nivel organizacional. Tras desechar 10 carreras que consideraba desactualizadas, ya que no respondían a la demanda del mercado, han reformado la malla curricular de 20 carreras. 

“Teníamos carreras que no tenían demanda, como marketing puro. Quitamos esa carrera y en su lugar creamos marketing focalizado en venta”, explica, tras agregar que si una empresa desea contratar a alguien de marketing contrataría a un universitario, ya que el perfil técnico es más focalizado.

"El mundo, el mercado laboral está cambiando. Lo que el mundo, este mundo globalizado y altamente tecnológico demanda son técnicos, especialistas. Ellos son especialistas, lo que el mundo necesita", añade.

MODELO DE ENSEÑANZA

En Avansys las carreras suelen tener entre dos o tres módulos, cada módulo le permite al alumno  desarrollar una competencia. Por ejemplo,  un profesional orientado a la mecánica automotriz tendría que saber, cómo explica Sulmont, cuáles son las piezas del motor, y además debería tener habilidades como la aptitud, el trabajo en equipo, la puntualidad, rapidez y pulcritud. “Una competencia es un aprendizaje complejo”, refiere. 

Cabe recordar que al termino de cada módulo cada alumno recibirá una certificación por la capacidad especifica que adquirió, esto le permitirá ocupar un puesto de trabajo. Finalmente, al termino de todos sus módulos,obtendrá un título profesional a nombre de la Nación.

OTRO PERFIL

Para Sulmont, la formación técnica brinda al alumno un perfil distinto, ya que a diferencia de la Universidad un IEST no está obligado a brindar una formación holística, necesaria para ocupar ciertos cargos. "Si quieres aspirar a cargos más alto vas a necesitar otros conocimientos, maestrías, diplomados, o otro tipo de formación", precisa. 

En ese sentido, se muestra emocionada por los cambios que ofrece la Ley Universitaria. "Se esta homogeneizando, vamos a decir así, la moneda de cambio de los estudios", indica, tras mencionar que ahora las carreras técnicas, que ofrecen entre 80 y 120 créditos, podrán ser convalidadas con las universitarias, que suelen tener 200 créditos.

"Lo que se está buscando, con toda esta reforma del sistema educativo es garantizar la continuidad de los estudios. Así, el que quiera seguir profesionalizándose puede hacerlo", finaliza. 

TAGS RELACIONADOS