La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) agrupa a 35 países miembros  (Foto: Flickr)
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) agrupa a 35 países miembros (Foto: Flickr)
Paola Villar S.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, participó este último jueves –junto a miembros del Ejecutivo– en una reunión de alto nivel con la . Gabriela Ramos, directora del organismo, detalla a El Comercio los avances del Perú en su búsqueda por ingresar al prestigioso grupo.

—Colombia se incorporó hace unos meses como miembro de la OCDE. ¿Qué tuvo Colombia a su favor para acceder antes que el Perú?
En primer lugar, Colombia llegó primero [a la solicitud de ingreso]. Cuando se presentó, que fue en el 2012, tardaron tres años para que se les diera una invitación y empezaran el proceso de incorporación. Lo que puedo decir sobre el Perú es que es parte del siguiente paquete de acceso, donde tienes a países como Argentina, Brasil, Rumanía, Bulgaria y Croacia; y el Gobierno Peruano ha estado trabajando con los países miembros para que se tenga en cuenta su interés.

Nosotros estaríamos esperando que en el siguiente paquete el Perú entre en este proceso y, si es así, [la incorporación] puede tomar varios años, como en Colombia.

—¿Cuándo estaría saliendo este paquete?
Depende de un debate político. Podría ser mañana, en seis meses, o en un año. Por parte del secretario general [Ángel Gurría], nosotros estamos empujando para que pueda ser lo más pronto posible.

—En cuanto a las recomendaciones que la OCDE da al Perú, ¿qué han visto que se ha aplicado de manera efectiva en nuestro país y qué falta?
El Perú lleva ya varias décadas de buenos manejos económicos. [...] El problema es que siempre está dependiendo de los recursos naturales, de la minería, que son siempre muy volátiles. Como muchos países de América Latina, lo importante es cómo consolidar un proceso de desarrollo que tenga base sobre algunos pilares mucho más de vanguardia. 

Diría que el Perú está bien en términos de su manejo y de perspectiva de crecimiento, pero es evidente que requiere tener una base mucho más sólida para esto. Otros son los retos que tiene el Perú en términos de pobreza, desigualdades regionales, acceso a educación y salud de calidad y que el Estado pueda tener las competencias y las herramientas para seguir promoviendo el desarrollo económico. Evidentemente hay un núcleo en el Gobierno y en las regiones que tienen un nivel de capacitación muy alto, pero hay que homologarlo en todas las regiones. Y, además, [mejorar] la recaudación, que es baja.

Para Ramos, la reforma política que impulsa el Ejecutivo es positiva.
Para Ramos, la reforma política que impulsa el Ejecutivo es positiva.

—Un punto importante, entonces, es enfocarse en la productividad.
Claro, porque la productividad es muy baja. Pero tiene que ver justamente, primero, con la infraestructura de las estructuras productivas. A esto se suman las competencias de los propios peruanos. [...] Adicionalmente, está poner el foco en la inversión pública en infraestructura digital. Todos los países OCDE se están enfocando ahora en cómo aprovechar esta ola.

— La mirada debería estar apuntando a lo digital.
Exacto. [Enfocarse en] cómo los países pueden insertarse en esa revolución de una forma en que puedan dar un salto mayor de lo que ha sucedido en los procesos de desarrollo de otros países. Pero para eso requieres competencias en los ciudadanos muy elaboradas. Ya no estamos hablando de aprender matemáticas o leer, que siempre va a ser básico, sino de capacidades de un nivel mucho mayor. Capacidades gerenciales, socioemocionales; capacidad crítica y analítica. Todo lo que se requiere para tener la adaptabilidad.

La informalidad, por ejemplo, es un tema que es muy importante de abordar. Si no, más adelante te encuentras con que salen los chicos de la escuela con una preparación deficiente, se vinculan a un mercado informal y no hay forma de salir de ese círculo de bajo nivel de competencia.

—La informalidad en el país va en línea también con la poca recaudación fiscal que hay. Se propuso, en su momento, reducir las 7 UIT de umbral fijo para que más personas paguen Impuesto a la Renta, pero esto no salió adelante. No obstante, desde el MEF se continúan impulsando políticas para aumentarla. ¿Cómo ve este trabajo y qué considera que se debe tomar en cuenta?
Creo que, de por sí, el trabajo de intentar aumentar la recaudación fiscal va muy en línea con los esfuerzos de la OCDE, como la transparencia fiscal. Hemos visto esfuerzos como identificar mejor a los evasores fiscales, tener un mayor nivel de cooperación internacional para encontrarlos ; hay muy buenas decisiones que se incluyeron en la reforma que se presentó al Congreso.

—¿Cuáles otros destacan?
Además de la identificación de los evasores está el tema de tener un mejor registro. Perú firmó el acuerdo multilateral de lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS por sus siglas en Inglés) con la OCDE y con eso va a haber una posibilidad de tener un seguimiento mucho mejor. Todas esas transacciones que se utilizar para esconder el pago de impuestos tienen características internacionales. Es muy positivo tener un mapeo muy claro de quiénes son las multinacionales; y Perú es parte de nuestro sistema de reporte común (common reporting system), donde tienes que intercambiar información fiscal de manera automática.

Este cierre de todos esos agujeros por donde se te iba la recaudación fiscal es muy importante. Porque una cosa es tener la informalidad en la que hay muchas empresas pequeñas y medianas que no pagan impuestos, pero eso no te va a salvar la recaudación. Lo que va a hacerlo son los grandes contribuyentes, que tienen la posibilidad de escapar; y las medidas que se han tomado para hacerles seguimiento son muy positivas.

— ¿El ruido político afecta de alguna manera las decisiones que toma la OCDE en cuanto a incorporar países?
Si fueran los problemas políticos los que determinan si tenemos a un miembro, no tendríamos ninguno. Si tuvieras una situación de inestabilidad política mayor, pues eso se considera. Pero los episodios como un cambio de gobierno, inestabilidad, son casi la regla en el mundo, desafortunadamente. Desde la crisis del 2008 ha habido una mayor desconfianza en las instituciones.

Al final de cuentas, creo que las medidas que se han tomado respecto a la reforma política [en el Perú] son muy positivas. También lo son las medidas que se han tomado respecto al combate contra la corrupción. En la medida que se continúe con el fortalecimiento institucional en el caso del Perú, va a tener mayor solidez.

Lo que busca la OCDE en las naciones que quieren ser miembros es tener una comunidad de países unidos en la búsqueda de las mejores prácticas de políticas públicas. En la medida en que los países como el Perú puedan participar en ese debate, van a seguir siendo candidatos atractivos para la organización.

TAGS RELACIONADOS