Israel Lozano Girón

Tras el impacto que significó la pandemia en la economía peruana y el , el Ejecutivo no ha dado señales de una política para la recuperación del empleo formal en el país. Es este el consenso al que llegaron los invitados a la mesa redonda El Perú del Siglo XXI: ¿Cómo Generar e Impulsar el Empleo Formal?, organizada por APOYO Consultoría y El Comercio.

Durante el evento, transmitido ayer lunes través de las plataformas digitales de este Diario, se discutieron los lineamientos que deberían priorizarse de cara a reducir la informalidad, así como los aciertos y desaciertos de las políticas promovidas por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE).

LEE TAMBIÉN: Fertilizantes: audios revelarían que hubo coima de por medio en licitación otorgada por AgroRural

“En términos de empleo total, estamos levemente por encima del período prepandemia. Sin embargo, si miramos el empleo formal, tendríamos que remontarnos casi una década atrás para encontrar los niveles de empleo formal que tenemos ahora. En este contexto, la generación de empleo formal debería ser la política central del Gobierno. Pero no escuchamos nada de ello”, recalcó Miguel Jaramillo Baanante, investigador principal de Grade, quien participó en la mesa redonda.

Según datos publicados recientemente por el INEI, en el último año contado desde abril del 2022, los peruanos con empleo formal suman 3,9 millones. Sin embargo, la población informal alcanza los 9,5 millones. También durante el evento, Mónica Pizarro, socia del estudio Echecopar, recordó que el actual Gobierno ha optado por una política centrada en los trabajadores que ya son formales.

“Hay un foco claro en generarles más derechos. Hay una preocupación grande porque las utilidades que distribuyen las empresas lleguen a más personas. Ese tipo de prioridades, que son las que tiene el Ministerio de Trabajo, creo que no deberían ser el foco”, remarcó la abogada.

MIRA: Canasta básica: La exoneración del IGV a productos aún no se refleja en reducción de precios

El problema de ese enfoque es que se centra en un grupo reducido de trabajadores, explicó Jose Carlos Saavedra, socio de APOYO Consultoría y moderador del evento. “En el mundo laboral, de 17 millones de trabajadores, los que tienen un régimen con plazo indeterminado alcanzan un millón y medio o menos. Y los sindicalizados son menos de 200 mil”, dijo.

Coincidió con ello Susana Saldaña, presidenta de la Asociación Empresarial de Gamarra. “El 90% de las empresas peruanas son microempresas. Personas que al no poder encontrar una oportunidad en el sistema ideal de empleo han creado su propio empleo. Gamarra es el ejemplo de ello”, aseveró la empresaria en una de sus intervenciones.

Soluciones

Según Jaramillo, la solución parte por seguir un proceso regular para discutir reformas. “Vivir con procedimientos típicos de una democracia, como lo es la discusión pública de cualquier propuesta de reforma. Eso ayudaría bastante a dar un marco de más estabilidad”, agregó.

En este punto, recordó que el MTPE –durante la gestión de la ministra Betssy Chávez– aprobó el alza del sueldo mínimo y la prepublicación del Código de Trabajo; en ambos casos, sin lograr un consenso real en el Consejo Nacional de Trabajo.

Los lectores preguntan

Durante la mesa, también se respondieron cuestionamientos formulados por lectores de El Comercio. A la pregunta: “¿Qué piensan de crear beneficios laborales a los trabajadores que emiten recibos por honorarios y trabajen dentro de una empresa?”, Pizarro aclaró: “No debería haber trabajadores que, dentro de una empresa, giren recibos. Lo hacen los independientes. No obstante, la pregunta permite recordar que se requieren mecanismos de protección universal para los trabajadores independientes sin que esta esté vinculada a su empleo”, finalizó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más