El índice de expectativas de la economía a tres meses ha caído 9 puntos en promedio entre abril y mayo de este año, en comparación a los niveles alcanzados en marzo. (Ilustración: Giovanni Tazza).
El índice de expectativas de la economía a tres meses ha caído 9 puntos en promedio entre abril y mayo de este año, en comparación a los niveles alcanzados en marzo. (Ilustración: Giovanni Tazza).
Informe El Comercio - IPE

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El consenso de proyecciones esperaba que la economía peruana crezca cerca de 10% en el 2021, luego de haber registrado una de las caídas más severas de los últimos 30 años en el 2020.Esta aceleración comenzó a materializarse durante el primer trimestre del 2021, en el que la actividad económica creció casi dos puntos porcentuales por encima de lo previsto por el en su reporte de inflación de marzo (1,5%).

Pese a esta tendencia al alza, y al favorable entorno internacional, la perspectiva de que el Perú sea este año la economía de mayor crecimiento en América Latina podría verse opacada ante la creciente incertidumbre política en la que se encuentra el país.

MIRA: Ejecutivo aprobó la Política Nacional de Empleo Decente: ¿Qué priorizar para cerrar las brechas laborales?

Menor confianza

Además del efecto sobre variables como el tipo de cambio o la bolsa de valores, la coyuntura electoral también afecta a la actividad económica mediante una menor confianza del sector empresarial. En efecto, los planes de inversión y contratación se paralizan al no contar con información sobre lo favorable o no que serán las políticas que implementará la siguiente administración, lo que a su vez se refleja en un menor crecimiento económico.

En episodios electorales previos, la encuesta de expectativas macroeconómicas del BCR ha mostrado cómo la incertidumbre política afecta a la percepción de los empresarios sobre el futuro de la economía.

En las elecciones del 2006, el índice de expectativas de la economía a tres meses del BCR –indicador que va de 0 a 100, en el que mayores valores muestran una mayor confianza del sector empresarial y viceversa– cayó de 61 a 54 puntos entre el cuarto trimestre del 2005 y primer trimestre del 2006, ante la posibilidad de que una propuesta poco favorable para la inversión sea ganadora de la contienda electoral.

Evolución de las expectativas empresariales y la inversión privada. (Fuente: BCR / Infografía: Raúl Rodríguez)
Evolución de las expectativas empresariales y la inversión privada. (Fuente: BCR / Infografía: Raúl Rodríguez)

Un suceso similar ocurrió en las elecciones del 2011, donde el mismo índice se redujo 18 puntos entre el primer y segundo trimestre, y reveló un menor optimismo ante un eventual resultado que implique un cambio radical del sistema económico peruano.Cabe señalar que la confianza empresarial se recuperó –en menor magnitud en el 2011– ante una mayor claridad sobre las políticas que se ejecutarían en el nuevo período de gobierno.

MIRA: Pharmaris: “Los consumidores han buscado fortalecer sus defensas a fin de reducir los riesgos por COVID-19″

Efectos sobre la economía

Según documentos publicados por el BCR, los índices de expectativas empresariales están estrechamente relacionados con el desempeño de la inversión privada.

Al analizar de forma gráfica la evolución histórica de ambas variables durante los 14 años previos al 2020, se puede notar el grado de incidencia que posee la confianza empresarial sobre la ejecución de proyectos de inversión del sector privado.

Así, la incertidumbre política actual afectaría el crecimiento del PBI esperado para este año.

El índice de expectativas de la economía a tres meses ha caído 9 puntos en promedio entre abril y mayo de este año, en comparación a los niveles alcanzados en marzo.

Según estimados realizados por el IPE, si la confianza empresarial –como producto de los resultados electorales– registra entre el primer y segundo trimestre del 2021 una caída similar a la observada durante las elecciones del 2011, esta se podría traducir en una contracción de alrededor de 8,5% y 10,0% de la inversión privada en el segundo semestre del presente año.

MIRA: Ocho universidades de Perú logran ingresar a ranking QS de mejores del mundo

El efecto directo que tendría esta caída de la inversión implicaría que el PBI crezca aproximadamente dos puntos porcentuales menos en promedio durante este período, lo cual postergaría aún más la recuperación de la economía hacia los niveles alcanzados antes de la pandemia. Pese a los esfuerzos que pudieran darse a través de obras públicas o bonos adicionales, estos serían insuficientes para compensar la caída en la inversión privada.

Este escenario coincide con lo ya previamente anticipado por Apoyo Consultoría: en abril señaló que el 75% de las empresas se encuentra aplazando inversiones ante la incertidumbre.

Para evitar la materialización de un escenario perjudicial para la economía del país, el próximo gobierno tendrá como tarea recuperar la confianza del sector privado a través de anuncios que evidencien su compromiso por lograr un alto y sostenido crecimiento económico.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

La pregunta del día: ¿Cuáles deberán ser las prioridades económicas del siguiente gobierno? | VIDEO
Existen una serie de indicadores económicos que deberán ser el foco del siguiente Ejecutivo para resolver los problemas que hoy afectan económicamente a una importante proporción de la población peruana. (Video: El Comercio)

TAGS RELACIONADOS