La industria de pisco viene siendo golpeada por la paralización de actividades, y a futuro prevé que sufrirá aún más por las restricciones en ciertas industrias como restaurantes, hoteles y entretenimiento. FOTO: GIANCARLO SHIBAYAMA / EL COMERCIO
La industria de pisco viene siendo golpeada por la paralización de actividades, y a futuro prevé que sufrirá aún más por las restricciones en ciertas industrias como restaurantes, hoteles y entretenimiento. FOTO: GIANCARLO SHIBAYAMA / EL COMERCIO

La vendimia es una de las principales épocas de producción de y está fijada entre los meses de febrero y marzo. Sin embargo, este año coincidió con el rápido avance del , lo que perjudicó la actividad económica de la industria por la cuarentena obligatoria decretada en el Perú.

Esto ha puesto en apuros a todos los empresarios y productores relacionados a la elaboración de la bebida bandera de base agrícola; sobre todo, porque esta industria se ve ampliamente afectada por dos de los sectores más golpeados ante esta crisis: el turismo y el entretenimiento.

Para entender mejor su funcionamiento, es necesario saber el proceso que sigue la industria pisquera. Todo parte de la cosecha en el campo que luego va dirigida a los trabajos en bodega que permiten la fermentación, destilación y posterior producción de pisco. Por lo que este destilado requiere de mayores cuidados que otros, pues su campo de desarrollo no es una fábrica, sino más bien una chacra.

Martín Santa María, productor de pisco y presidente de la Academia Peruana de Pisco, comenta que tras las restricciones adoptadas por el estado de emergencia, algunos gremios realizaron las gestiones ante las autoridades para obtener algún tipo de permiso temporal con limitaciones. No obstante, no todos pudieron hacerlo porque algunos no recibieron la información a tiempo o no lograron obtener la autorización.

Los más afectados fueron las micro y pequeñas empresas (mypes). Marco Zuñiga, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Pisco (Unapisco), envió el 18 de marzo una carta dirigida a la ministra de Producción Rocío Barrios como alerta sobre la situación. Como no tuvo respuesta, mandó otra el 8 de abril y sucedió lo mismo.

En este último documento expresa que no cuentan con insumos químicos para los procesos, y que no pueden distribuir ni vender. Además, agrega la mayoría de bodegas no podrá cumplir con los pagos y muchas caerán en quiebra o se verán obligadas a cerrar sus plantas.

Solicitudes

La propuesta de las mypes pisqueras para enfrentar esta crisis es que se les habilite una línea de financiamiento a los agricultores productores de pisco. Moquillaza afirma que en esta industria minifundista y artesana, la parte más vulnerable, está plenamente identificada a través de las juntas de usuarios de riego, y que se les debería brindar apoyo mediante ese registro.

En tanto, Santa María plantea que el Estado permita prorrogar sus obligaciones tributarias y oriente una línea específica de Reactiva Perú para el sector, “para que la ayuda llegue a donde debe llegar mediante una prelación”.

También pide que las reglas de juego sobre la comercialización -hoy permitida- sean más claras, y que los canales para compras por Internet con envío a domicilio se activen.

El panorama por enfrentar

La situación actual de la industria del pisco impacta, sobre todo, a los pequeños , quienes tuvieron que vender sus uvas a precios y condiciones por debajo de lo estipulado por el mercado, con tal de evitar que se pierdan por completo los insumos o arriesguen el capital de trabajo.

“Estamos ligados a la agricultura, y en los cultivos hubo una parada obligatoria por razones sanitarias, y el precio de la uva, que es una estructura minifundista muy pequeña, se vino al piso”, explica Pepe Moquillaza, productor de piscos y vino.

Asimismo, si bien no hay ley seca, las bebidas alcohólicas que hoy se venden en supermercados son del último stock de los establecimientos, pues la distribución de nueva mercadería está siendo impedida.

Respecto a la comercialización, Santa María sostiene que habrá una complicación mayor porque normalmente el pisco se vende en restaurantes, bares y discotecas, y estos van a estar cerrados o tendrán una demanda bastante decaída en los próximos meses. Por ello, los empresarios consideran de urgencia contar con alguna medida de alivio económico.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

____________________________________________

¿Cómo evitar la propagación del coronavirus?

Para reducir la probabilidad de contagio existen varias maneras. Las principales son:

  • Lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos y usar alcohol o gel desinfectante.
  • Mantenerse a una distancia mínima de 1 metro de cualquier persona.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, debido a que las manos al palpar muchos objetos y superficies pueden recoger el virus.
  • Mantener una buena higiene respiratoria: si tose o estornuda deberá cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel, que deberá desecharse de inmediato.
  • Permanecer en casa si no se encuentra bien. En caso tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica y siga las instrucciones que le de personal de salud.

Le puede interesar

Video recomendado

Coronavirus en Perú: se amplía hasta el 10 de mayo el estado de emergencia 23/04/2020