MTPE: El empleo formal creció un 2,4% interanual en junio
MTPE: El empleo formal creció un 2,4% interanual en junio

El adecuado creció a 6,4% en  durante el trimestre móvil julio - setiembre, en comparación a similar periodo del año anterior, reportó el (INEI). 

Sigue a Portafolio en 

Esto significó que 3 millones 48 mil limeños ocuparan un puesto de trabajo adecuado en el periodo analizado, un incremento de 184.500 personas frente al mismo trimestre del año anterior.  

Por su parte, la población ascendió a 170.400 personas, una disminución de 9,8% en el trimestre evaluado.

En cambio, el en la capital se ubicó en 5,6% en el trimestre de julio a setiembre del presente año, una disminución de solo 0,3 puntos porcentuales con respecto al trimestre anterior. 

Así, en cifras absolutas, 274.400 limeños buscaron empleo activamente en ese periodo. 

MÁS MUJERES ADECUADAMENTE EMPLEADAS

Del total de población adecuadamente empleada, el segmento femenino creció en 8,7%, con más de 1,063 millones de mujeres correctamente colocadas laboralmente. En cambio, la población masculina subió en 5,3%, es decir, alcanzó al 1,985 millón de hombres con un empleo adecuado. 
 
Por su parte, los trabajadores del segmento dependiente  fue el que más personal sumó en este periodo. Así, creció en 8,9% mientras que el sector progresó en 0,8%. 

De esta forma, el 69% de los limeños -unos 3,048 millones de personas- forman parte de la masa laboral dependiente, mientras que el 31% -iguales a 881 mil trabajadores- son independientes a la fecha.

AUMENTAN LOS TRABAJADORES CON EDUCACIÓN  SUPERIOR 
Además, alrededor de 153 mil personas con -universitaria y no universitaria- obtuvieron un empleo adecuado en el trimestre de julio a setiembre, igual a un 11,1%.

En tanto, 26.600 habitantes con  (2,1%) obtuvieron un empleo adecuado, mientras que 5 mil ciudadanos con nivel (2,6) se sumaron a la fuerza laboral limeña. 

En esa línea, el ingreso promedio mensual de un colaborador con instrucción universitaria también se vio favorecido. La remuneración fue 1,7 más alta que la de un trabajador con educación no universitaria, 2,2 veces más que el de una persona con educación secundaria y 2,7 veces más que el de un habitante con educación primaria.