Un Plan de Infraestructura 2, la reconsideración de los PMO y el enfoque en sectores clave como Educación, Salud, Transporte, Saneamiento y Agricultura son algunas de las propuestas planteadas por expertos. (Foto: Lino Chipana / GEC)
Un Plan de Infraestructura 2, la reconsideración de los PMO y el enfoque en sectores clave como Educación, Salud, Transporte, Saneamiento y Agricultura son algunas de las propuestas planteadas por expertos. (Foto: Lino Chipana / GEC)
Gianmarco Delgado

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El fin de la pandemia del es tan impredecible como la receta que logrará sacar adelante a Perú del gran impacto que ha tenido el COVID-19 en la economía. Sin embargo, una situación atípica como en la que se encuentra el país demandará un esfuerzo sin precedentes por parte de cada ciudadano y empresa para obtener los mejores resultados.

MIRA: Produce apunta a ejecutar proyectos de inversión por S/ 5.732 millones entre 2020 y 2021

Siete meses han pasado desde que se reportó la llegada del primer caso de contagio por coronavirus a Perú. El país entero se mantuvo en confinamiento obligatorio entre marzo y junio, lo que implicó una drástica paralización de la economía.

Las medidas del Gobierno de , calificadas por diversas instancias internacionales como las “más severas” de la región, causaron resultados previsibles: el Producto Bruto Interno (PBI) sufrió abruptas caídas de manera consecutiva durante los meses de cuarentena (-16,2% en marzo, -40,4% en abril, -32,7% en mayo y -18% en junio).

El plan de reactivación económica en cuatro fases lanzado por el Ejecutivo ayudó a mitigar la caída del PBI , en épocas donde Perú ya se encontraba en la tercera fase.

Bajo este panorama, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) estima que Perú cerrará el presente año con una desaceleración de la economía del 12%, mientras que en 2021 la producción nacional se recuperará hasta alcanzar un rebote de 10%. Uno de los pilares fundamentales de la recuperación, según el Gobierno, será el dinamismo de la , apoyado también en la implementación de proyectos especiales de inversión pública.

Evolución del PBI entre 2020 y 2021, según el MEF.
Datos dados a conocer durante la presentación del Marco Macroeconómico Multianual 2021-2024.
Evolución del PBI entre 2020 y 2021, según el MEF. Datos dados a conocer durante la presentación del Marco Macroeconómico Multianual 2021-2024.

Desafíos en inversión pública

La lista de tareas para el gobierno actual y el próximo que asumirá en julio de 2021 es enorme en materia de inversión. La paralización de actividades producto de la pandemia significó también poner pausa a los proyectos que se tenían previsto ejecutar o licitar durante este año.

Por el lado de la inversión pública, el Estado debe apuntar a cinco sectores clave: educación, salud, transporte, saneamiento y agricultura, según Carlos Casas, decano de la facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico (UP).

El Ejecutivo deberá seguir apostando por la construcción de escuelas y brindar mayores oportunidades a quienes se vieron perjudicados por la pandemia. (En) salud quedó más que claro que la brecha de infraestructura es y seguirá siendo enorme. En transporte todavía persiste el problema de la informalidad, mientras que en saneamiento se deberá reforzar el acceso al agua, clave para combatir la actual pandemia. Por último, agricultura no debe verse afectado bajo ningún motivo ya que es el sustento de muchas familias en estos tiempos difíciles y también garantiza el abastecimiento de alimentos”, detalla Casas.

REVISA: BBVA Research eleva sus previsiones económicas para Perú en 2020 y 2021

En opinión de Alonso Segura, ex titular del MEF, el tiempo es una de las principales desventajas que tiene el actual Gobierno, por lo que deberá alistar medidas a corto y mediano plazo para que se pueda continuar por la senda de la recuperación económica.

A corto plazo lo que debe hacer el Estado es construir un portafolio de proyectos que estén listos para empezar a ejecutarse (...) a mediano plazo se debe armar una cartera de proyectos que el próximo gobierno deba priorizar, a fin de que la maquinaria continúe avanzando”, refiere.

Segura cuestiona la lentitud del Gobierno en la toma de acciones puesto que en la mayor parte de casos aún se ha quedado en , sin terminar de concretarlos.

El caso del plan , bajo el que se invertirán S/8.436 millones en obras de infraestructura y mantenimiento vial en sus 2 etapas, debe ser analizado con cautela. Según el exministro, de ninguna manera se convertirá en la panacea para resolver el problema de la inversión pública y la creación de empleos, ya que estos son de carácter temporal.

Se deben ver otras alternativas con otros proyectos que sí puedan ponerse en cartera, de forma prudente y realista, pero que principalmente cuenten con todo el apoyo del Estado para que puedan salir adelante”, apunta.

El programa Arranca Perú brindará una inyección económica a cuatro sectores para obras de infraestructura: Transportes y Comunicaciones (S/3.987 millones), Vivienda (S/535 millones), Agricultura (S/937 millones), y Trabajo (S/694 millones). Se prevé otorgar 1 millón de empleos temporales al cierre del 2020. (Foto: Alonso Chero / GEC)
El programa Arranca Perú brindará una inyección económica a cuatro sectores para obras de infraestructura: Transportes y Comunicaciones (S/3.987 millones), Vivienda (S/535 millones), Agricultura (S/937 millones), y Trabajo (S/694 millones). Se prevé otorgar 1 millón de empleos temporales al cierre del 2020. (Foto: Alonso Chero / GEC)

A inicios de este año, el Ejecutivo lanzó una con el que buscaba acelerar la inversión pública mediante la designación de proyectos especiales que puedan utilizar los instrumentos aplicados en las obras de los Juegos Panamericanos 2019.

El modelo de inversión comprendía incorporar las funciones de una oficina de gestión de proyectos (Project Management Office o PMO por sus siglas en inglés), asistencia técnica para la gestión y ejecución de las inversiones, uso de la metodología colaborativa de modelamiento digital de información para la construcción (BIM) y de modelos contractuales de ingeniería de uso estándar internacional. Sin embargo, a la fecha no se han conocido mayores novedades.

Inversión privada

Ambos expertos coinciden en que las perspectivas actuales no son las mejores. Para Casas, el clima electoral será clave dado que siempre genera una pausa en la inversión privada, “justo en el momento que más lo necesitamos”. Segura considera que el proceso de fortalecimiento organizacional de y el desaprovechamiento de los PMO (Oficina de gestión de proyectos, por sus siglas en inglés) serán baches que podrían complicar la situación.

El premier (Walter) Martos, y en su momento (Pedro) Cateriano, realizaron varios anuncios en temas de proyectos de inversión. Habrá que hacer seguimiento a todo ello, así como al Plan de Infraestructura del actual Gobierno”, indica el docente.

REVISA: Economía peruana cerraría el tercer trimestre con caída de 10%, estima Scotiabank

Una interesante propuesta sería la puesta en marcha de un Plan de Infraestructura 2, puesto que el actual está centrado en obras que ya estaban licitadas y solo listas para ejecutar. Este segundo plan debería incluir proyectos ambiciosos, pero con mucho criterio para no caer en el populismo”, acota el exministro.

En el caso de las PMO, el Gobierno “debería dejar de enfocarse en crear leyes” y, más bien, centrar sus esfuerzos en la implementación de estos en los grandes proyectos que se encuentren estancados, según Segura.

El extitular del MEF considera también que la Administración Vizcarra tiene el deber de definir la agenda de proyectos y normas a implementar que quedarán pendientes para el próximo Gobierno.

Advierte, además, que se debe mantener cierto nivel de prudencia con los anuncios de obras bajo la modalidad gobierno a gobierno. Aunque no considera un desacierto el para los proyectos de reconstrucción, el economista menciona que “no es una buena práctica en general”, aunque sí se podría emplear en obras muy puntuales y de gran magnitud.

Los economistas también comparten la misma opinión de que tanto la relación como el accionar del actual podría poner en jaque el interés de las empresas extranjeras por invertir en el Perú ante un posible debilitamiento del marco jurídico, tal como sucedió con la que promovió el Parlamento y que luego .

¿Y si la crisis se agrava?

Hablar de un escenario post pandemia puede llegar a sonar optimista si se tiene en cuenta que Perú muestra un descenso lento pero progresivo de los casos de contagio de COVID-19.

Cualquier propuesta o plan que se le pueda sugerir al Gobierno no tendrá resultado si no se logra un control adecuado del virus y, por el contrario, se podría caer en una gran debacle económica.

Casas y Segura sostienen que sería catastrófico para el país que se llegara a presentar una segunda ola de casos de coronavirus en el país, dado que ya no se llegaría a contar con los recursos necesarios para combatirla a nivel fiscal.

El Gobierno actual tiene el gigantesco deber de frenar los contagios si se desea alcanzar el ambicioso crecimiento de 10% en 2021 a través de la inversión, el consumo privado y el gasto público.

Sin embargo, la actual ministra de Economía, María Antonieta Alva, se muestra confiada en que “tenemos una economía fuerte, con mucha capacidad para recuperarse”.

Esta crisis ha demostrado que el Perú tiene problemas estructurales que nos han hecho vulnerables, y se tiene que responder a estos problemas con mayor sentido de urgencia”, consideró Alva en agosto pasado, durante la presentación del Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2021-2024.

Este diario se contactó con el MEF y el MTC para conocer sus perspectivas y proyectos de inversión de cara al 2021, pero al cierre de esta nota no obtuvo respuesta.