(Foto: Andina)
(Foto: Andina)
Miriam Romainville Izaguirre

author

mromainville@comercio.com.pe

Bajo la mirada de Andrés Choy, desde las inspecciones sorpresas, hasta los competidores y la regulación, son factores que causan constante preocupación al , que se estima mueve más de S/15 mil millones al año.

El año pasado crecieron por encima del 2%. La tendencia ha variado frente a años anteriores. "El consumo masivo ha disminuido y ha registrado ciertas caídas", señala Andrés Choy, presidente de la Asociación de Bodegueros.

Los competidores. Choy coincide con sus pares al indicar que las ventas se han visto influenciadas por la presencia de más competidores. "En el caso de los supermercados, las bodegas que están dentro de las 4 cuadras alrededor se ven afectadas en una reducción de sus ventas que puede llegar hasta un 50%", asegura.

No obstante, manifiesta que "si la bodega se encuentra pasando una avenida no hay un nivel de afectación". Sobre sus competidores directos, que son los minimarkets, dice que han afectado a las bodegas.

Frente a eso plantean mejorar los procesos de atención. "La atención 
es la fortaleza de las bodegas, porque los otros formatos de negocios están más orientados a un marketing transaccional", dice. Además resalta la labor de algunos socios que han apostado por el delivery de productos.

De esa manera buscarán fortalecer lazos con sus principales compradores, que son los vecinos, quienes representan el 90% de sus ventas. "Nosotros somos partes del vecindario", anota.

Nuevos retos. En el Perú se estima que existen más de 400 mil bodegas a nivel nacional, de las cuales poco más del 37% ha recibido una sanción por parte de alguna institución pública (Sunat, Municipio).

Choy indica que, en el caso de sus asociados (3.700 bodegueros), el 70% de las multas que recibieron obedece a sanciones y el 30% al pago de impuestos. Anota que la mayoría de sanciones en este último rubro responde a tardanzas en pagos.

"El principal efecto que han tenido estas sanciones es la pérdida de clientes por el cierre. También las multas han contribuido a la descapitalización y en otros casos han causado que los productos se malogren", subraya.

Regulación. "Hay excesos regulatorios en el tema del comercio, el tema de la comida chatarra, de la publicidad, el etiquetado", sostiene, al referirse a iniciativas que han sido difundidas por el Congreso.

Puntualmente se refiere a la propuesta que establece que los alimentos que superen determinados parámetros técnicos de azúcar, grasas saturadas y sal sean etiquetados con una advertencia. "No estamos de acuerdo es que se ponga elementos de alerta", expresa.

Añade que también se han visto afectados por licencias, cierres de bodegas, determinadas políticas tributarias, y la inseguridad ciudadana. Se estima que al menos el 15% ha sufrido un ataque en el último año.

Un reporte elaborado por la Asociación de Bodegueros subraya que los bodegueros tuvieron problemas con los municipios, principalmente, por no cumplir requisitos en materia de infraestructura, incumplimiento de la norma de Defensa Civil y/o no contar con Carnet de Sanidad.

Lee más noticias de Economía...

TAGS RELACIONADOS