Alejandro Daly, representante de Alimentos y Bebidas de la SNI (Archivo: El Comercio)
Alejandro Daly, representante de Alimentos y Bebidas de la SNI (Archivo: El Comercio)
Miriam Romainville Izaguirre

En el 2013 se aprobó la Ley 30021, más conocida como la . Cuatro años después sigue sin ser implementada por falta de un reglamento, pero para el sector industrial persiste como una preocupación.

Alejandro Daly, representante de Alimentos y Bebidas de la (SNI), señala que la ley y su proyecto de reglamento han recibido numerosas críticas, no solo de la SNI, sino también de gremios como la Asociación de Bodegueros del Perú (ABP) y la Asociación de Bebidas y Refrescos sin alcohol (Abresa).

"(Ellos) han manifestado que ese proyecto va a afectar el mercado formal de alimentos", afirma, tras indicar que según sus estimaciones restringiría la venta del 95% de productos industriales que se ofrece en el mercado.

El ejecutivo sostiene que los parámetros técnicos que toma como referencia la ley no están justificados. Esos parámetros se utilizan para establecer en qué casos los productos deben tener una advertencia en su etiquetado, alertando excesos de azúcar, sodio y grasa saturadas y fueron tomados de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). "Pedimos [a la OPS] el sustento técnico que ampara la recomendación. En mayo fuimos convocados por la Minsa, se envió un comunicado y nunca obtuvimos respuestas", asegura.

Fuente: SNI
Fuente: SNI

Por eso, propone que en vez de incorporar esas advertencias, que en su opinión alertarían sin motivo al consumidor, se debería optar por incorporar dentro de las etiquetas, de manera obligatoria, el etiquetado nutricional y las Guías Diarias de Alimentación. "50 países han adoptado las guías, que señalan lo que contiene el producto en calorías, grasas y azucares", dice.

En esa línea, se muestra a favor de la propuesta del congresista oficialista Salvador Heresi, que presentó un proyecto que pretende modificar la Ley 30021. 

Cabe indicar que la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) ha criticado el proyecto de Heresi, argumentando que favorece a la industria de alimentos ultraprocesados.  "En otros países existen sistemas de etiquetados más sofisticados, como el sistema NuVal, que mide la calidad de los alimentos del 1 al 100", sostiene Crisólogo Cáceres, presidente de ASPEC.

Fuente: Aspec
Fuente: Aspec

Lea más noticias en Economía...

TAGS RELACIONADOS