(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

(Por Katherine Maza y Lucero Chávez)

La , cuya extensión hasta el 2031 se aprobó la semana pasada en el , se aplicará también a los sectores acuícola y forestal.

Sin embargo, la mencionada normativa –que incluye la reducción del Impuesto a la Renta de 30% a 15%, un aumento de los días de vacaciones y de la remuneración mínima diaria, entre otros— no sería del todo adecuada para los sectores acuícola y forestal, ya que según indican actores de ambas actividades, estas necesitan de un ‘tratamiento’ diferente debido a su propia naturaleza.

► ► 

SECTOR ACUÍCOLA

Uno de los principales pedidos de mejora del sector acuícola recae en la expedición de certificaciones para agilizar las exportaciones, indicó la viceministra de Pesca y Acuicultura, María del Carmen Abregú.

La funcionaria explicó que desde la mesa ejecutiva que integran los ministerios de la Producción y Economía, Sanipes, Promperú y el sector privado, se viene elaborando un proyecto que busca verificar la calidad de los productos acuícolas durante todo el proceso productivo, lo que evitaría que se extiendan certificaciones en cada etapa.

Asimismo, detalló que se está trabajando en la instalación de la Ventanilla Única Acuícola, la cual estaría lista en diciembre si se implementan los sistemas tecnológicos en las demás entidades involucradas.

Uno de los principales pedidos de mejora del sector acuícola recae en la expedición de certificaciones para agilizar las exportaciones. (Foto: Archivo)
Uno de los principales pedidos de mejora del sector acuícola recae en la expedición de certificaciones para agilizar las exportaciones. (Foto: Archivo)

Por otro lado, Abregú indicó que “por el momento no se ha visto la necesidad de pedir incentivos adicionales” para el sector, pues este ya goza de los beneficios del régimen agrario.

En tanto, Jorge Vigil, ingeniero pesquero experto en el sector acuícola y ex funcionario de la gerencia de pesca de PromPerú, indicó que más que una reducción del Impuesto a la Renta, se debería impulsar la creación de una Ley de Promoción de Acuicultura permanente en función a los objetivos de producción nacional, y no con plazos establecidos como en el régimen agrario.

SECTOR FORESTAL

Si bien el régimen agrario permite una mayor visibilidad del sector forestal, para Erik Fischer, presidente de Adex y empresario forestal, ello no es suficiente dado que las inversiones del sector toman décadas y no se pueden esperar réditos en cinco o 10 años o establecer políticas a corto plazo.

Como ejemplo, citó el caso chileno que desde la década del sesenta se volvió un país de plantaciones industriales y aplicó diversas políticas que permitieron generar un marco promotor y un modelo que se mantienen desde entonces.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

En el caso peruano, hay empresas que enfrentan sobrecostos al transportar la madera a Lima y no logran competir con las importaciones. Según Fischer, el Perú no solo necesita plantaciones sino una industria que crezca a la par.

“Necesitamos actuar y comenzar a desarrollar políticas, hacer compromisos con gobiernos regionales y comunidades, y que ProInversión incluya proyectos del sector forestal”, añadió.

El Perú cuenta, además, con un potencial de 19 millones de hectáreas (has) para ser utilizadas por el sector (de acuerdo con el Plan Nacional de Diversificación Productiva del Produce) y que, según la Unidad de Análisis Económico de El Comercio, podrían sumar al menos unos US$2.600 millones a las exportaciones forestales.

Actualmente solo se utilizan 2 millones de has que sumaron US$180 millones en exportaciones el año pasado. Chile, por su parte, –con menos extensión territorial– exporta US$4.612 millones al año en productos forestales.

El potencial forestal del Perú representa 1,2% del PBI nacional y tendría un impacto especial en las zonas de influencia, como Loreto y Ucayali, las cuales tendrían un impulso importante si el sector lograra despegar. Los US$2.600 millones representan el 45% del PBI en los dos departamentos.