El déficit fiscal para el año 2020 no cambiará dado que el presupuesto del próximo año se formuló considerando un déficit de 2,0% del PBI. (Foto: GEC)
El déficit fiscal para el año 2020 no cambiará dado que el presupuesto del próximo año se formuló considerando un déficit de 2,0% del PBI. (Foto: GEC)
Redacción EC

El Poder Ejecutivo ha dispuesto modular la reducción del entre los años 2021 y 2023 a fin de tener espacio para llevar a cabo una mayor inversión en infraestructura, así como un mejor manejo de los activos del país, lo que permitirá reducir el pago de intereses por la deuda.

Según Decreto de Urgencia N° 032-2019, publicado hoy en el diario oficial El Peruano, la nueva trayectoria del déficit fiscal para los referidos años quedaría definida de la siguiente manera:

El déficit fiscal del año 2021 sería de 1,8% del PBI; el 2022 de 1,6%; el 2023 de 1,3%. Para el 2024, se llegaría a 1,0% del PBI, según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Cabe resaltar que en el Marco Macroeconómico Multianual publicado en agosto, el Ejecutivo ratificó la meta de reducir la brecha entre los gastos y los ingresos del gobierno a 1% del PBI en el 2021.

“La modulación de la trayectoria de reducción del déficit fiscal permitirá seguir avanzando en el cierre de brechas de infraestructura que impulsen la competitividad y el crecimiento económico de mediano plazo del país”, consideró el MEF .

Con esta acción se ampliaría el déficit fiscal durante el periodo 2021-2023 en 1,7 puntos porcentuales del PBI (parte de los 2,3 puntos porcentuales que no se utilizaron durante los años 2018 y 2019), señaló el ministerio.

“Mantener la actual trayectoria de reducción del déficit fiscal, pasando de 2,0% del PBI en 2020 a 1,0% del PBI en 2021 implicaría un retiro significativo del impulso fiscal en el año 2021, lo cual podría incidir negativamente en el crecimiento de la economía, considerando los riesgos externos a los que está expuesto”, indicó la entidad.

“La nueva trayectoria definida por el Decreto de Urgencia N° 032-2019 permitirá un retiro más gradual del impulso fiscal en un contexto donde se prevé que la economía peruana acelerará su crecimiento”, añadió.

El Marco Macrofiscal plantea que el Sector Público No Financiero se sujeta al cumplimiento de las siguientes reglas macrofiscales:

I) La deuda pública no debe superar el 30% del PBI

II) El déficit fiscal no debe ser mayor a 1% del PBI

III) El gasto no financiero no crezca más que el crecimiento promedio de 20 años del PBI

IV) El gasto corriente excluyendo mantenimiento no crezca por encima del gasto no financiero total. El marco macro fiscal también incluye una regla para años de elecciones y cláusulas de excepción.

En consideración del MEF, Perú cuenta con un buen historial de manejo de las finanzas públicas, reflejado en la menor deuda pública de la región y déficits fiscales bajos y controlados. Esto, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), le otorga al país espacio para una posición fiscal menos procíclica que permita financiar planes prioritarios como el PNIC.

“Considerando la trayectoria de la propuesta del déficit fiscal, la deuda pública de Perú continuará manteniéndose como una de las más bajas de la región, y por debajo de países con similar calificación crediticia y regla fiscal”, destacó el MEF.

Cabe señalar que el déficit fiscal para el año 2020 no cambiará dado que el presupuesto del próximo año se formuló considerando un déficit de 2,0% del PBI, lo que incluye recursos para el financiamiento de la reconstrucción en el norte y el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad (PNIC).

El decreto de urgencia señala que el Ministerio de Economía y Finanzas publicará en su portal institucional un informe con la actualización de las principales variables macroeconómicas y fiscales del Marco Macroeconómico Multianual, que se encuentre vigente a la fecha de elaboración del informe hasta el 31 de marzo de 2020.