La inversión pública anotó su tercer mes consecutivo de contracción. Experto estima que tendencia no se revertiría hasta en cuatro meses más. (Foto: GEC)
La inversión pública anotó su tercer mes consecutivo de contracción. Experto estima que tendencia no se revertiría hasta en cuatro meses más. (Foto: GEC)

La nacional registró en mayo la ejecución de S/507,5 millones, lo que representó una contracción de 72,7% respecto al mismo mes del 2019. Debido al estado de emergencia por el , esta actividad ya había anotado resultados en rojo de 26% en marzo y 59% en abril.

Flavio Ausejo, especialista en políticas públicas de la Escuela de Gobierno de la PUCP, explicó que esta fuerte caída en el quinto mes del año responde a un efecto rezago producto de la paralización de actividades desde mediados de marzo.

MIRA: Reanudarán 56 proyectos por más de S/9.000 millones. ¿Cuánto ayuda a mitigar la crisis económica?

“Haciendo una metáfora es como detener un tren porque no se frena en seco. Vemos un rezago porque no se transfieren recursos”, dijo Ausejo, añadiendo que en los próximos cuatros meses también se verán contracciones considerables.

En un contexto de reinicio de actividades, Ausejo señaló que el Gobierno debe priorizar para el corto plazo las obras a cargo de los gobiernos locales, dado que estas transfieren dinero directamente “al bolsillo de las personas”. Esto, a su vez, mitigaría el impacto sobre la cadena de pagos.

“Si bien las obras de los municipios, como el mantenimiento de una plaza, tienen impactos pequeños en el bienestar social, son muy demandantes de mano de obra”. Para impulsarlo, el experto indicó que el Ministerio de Economía y Finanzas () tiene los mecanismos, como los compromisos por desempeño. Pero en esta ocasión -indicó Ausejo- debería reenfocarse las metas.

“La sugerencia es que no se trate de solucionar una emergencia con las reglas de antes”, enfatizó el especialista en políticas públicas de la Escuela de Gobierno de la PUCP.

A su turno, Camilo Carrillo, economista senior del , planteó que el Gobierno adelante recursos a las unidades ejecutoras con urgencia, dado que estas tienen gastos generales (maquinaria paralizada y materiales vencidos), flexibilizar sus procesos y ampliar el permiso de reanudación a todas las obras públicas. Esto, considerando que ya se tiene un protocolo aprobado.

“Si en la fase I y II se contemplan reiniciar grandes proyectos, mi pregunta es por qué no se extiende a todas las obras si se tiene los protocolos. Se tiene que garantizar que reinicien rápido”, puntualizó Carrillo.

SUI GENERIS

A fin de reactivar la inversión, el MEF aprobó la semana pasada el reglamento de proyectos especiales de inversión pública (PEIP), en el que se incorpora el modelo de gestión de los , para que sea aplicado por los tres niveles de Gobierno.

Rocío Béjar, directora general de programación multianual de inversiones del MEF, detalló que el objetivo de esta medida es impulsar proyectos de alta complejidad generando eficiencias en tiempos y costos, mediante la creación de unidades ejecutoras de carácter temporal.

MIRA: MEF apunta a empaquetar proyectos para reactivar la inversión pública: ¿Cómo debería abordarlo?

“Lo interesante de este modelo es que es integral. Incluye un nuevo modelo organizativo, ágil, bajo un enfoque de gestión de proyectos mediante el PMO, también la metodología BIM, asistencia técnica para gestión y ejecución de inversiones. [Con esto], por ejemplo, se redujo el tiempo en 50% frente a procesos normales”, dijo Béjar en diálogo con El Comercio.

Ausejo consideró atinada esta medida especial para proyectos en casos sui generis. “De aquí en adelante se tiene que repensar cómo se desarrolla la inversión”, precisó.

Ausejo señaló que el Gobierno debe priorizar para el corto plazo las obras a cargo de los gobiernos locales, dado que estas transfieren dinero directamente “al bolsillo de las personas”. Esto, a su vez, mitigaría el impacto sobre la cadena de pagos.
Ausejo señaló que el Gobierno debe priorizar para el corto plazo las obras a cargo de los gobiernos locales, dado que estas transfieren dinero directamente “al bolsillo de las personas”. Esto, a su vez, mitigaría el impacto sobre la cadena de pagos.

Por su parte, Carrillo indicó que se debería replicar el mecanismo de licitación de obras de la para la situación actual a fin de darles celeridad.

“Yo recomendaría que los nuevos proyectos a licitarse vengan con esta metodología similar al de la Reconstrucción Con Cambios. Con esto, el tiempo para adjudicar obras es de 35 días versus los 160 del proceso normal”, comentó.

Ambos expertos consideraron que el empaquetamiento de proyectos también es una opción válida en esta coyuntura a razón de que se generan economía de escalas y cumple con la necesidad de iniciar nuevas obras.

Por último, Béjar indicó que se ha identificado una cartera de inversiones priorizando los sectores de Salud y Educación, tales como construcción de hospitales y colegios, y que están articulados por territorio.

Sin embargo, agregó que ya con el reglamento aprobado, cualquier sector podría solicitar la creación de los proyectos especiales de inversión pública (PEIP), pero cumpliendo los requisitos.

“Tenemos toda la predisposición por parte del MEF y estamos acompañando a los sectores para que realmente pueda hacer el proceso y comenzar su implementación”, enfatizó Béjar.

TE PUEDE INTERESAR