(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)

Los tienen mayor impacto en las zonas rurales que en las urbanas, según un informe de la Fundación BBVA MicroFinanzas, entidad del .

Stephanie Van Gool, directora de Medición de Impacto y Desarrollo Estratégico de la fundación, afirmó que uno de cada dos microempresarios en situación de pobreza monetaria, que accedió a créditos productivos, sale de la pobreza al quinto año.

Y de este grupo, según la especialista, la participación de los deudores a quienes les va mejor, en términos de ingresos, es mayor en las zonas rurales (76%) que en las zonas urbanas (55%). Por esta razón recomendó poner todos los recursos posibles en las zonas rurales.

La tecnología es clave para llegar a estas áreas [rurales], donde se concentra la pobreza. De hecho, el 68% de los clientes rurales inicialmente pobres deja de serlo en el tercer año de relación con la entidad [por encima de la media]”, dijo G. Van Gool.

ESTRATEGIA

Para Carolina Trivelli, investigadora del Instituto de Estudios Peruanos, ya está disponible el grueso de lo que se requiere en tecnología para llegar a las zonas rurales, sin embargo se necesita trabajar de forma coordinada entre el Estado y el sector privado.

La economista indicó que la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera requiere reformular sus objetivos porque ha sido diseñada en alcanzar una meta de número de cuentas y no de cerrar brechas de atención en la población rural y vulnerable.

“Se está avanzando bien en los grandes números, en la parte fácil, pero no estamos haciendo grandes avances en cerrar las brechas, que es lo realmente transformador”, dijo.

TAGS RELACIONADOS