Perú no es el único país que enfrenta parálisis de proyectos minero-energéticos por . Según Vladimiro Huaroc, alto comisionado de la Oficina de Diálogo y Sostenibilidad de la Presidencia del Consejo de Ministros, éste es un problema que afecta las inversiones en todo el mundo.


El funcionario se reunió en con inversionistas internacionales, particularmente, con neozelandeses y chinos, a quienes explicó la experiencia peruana en resolución de conflictos sociales. “De nuestra conversación quedó en claro que la razón por la cual los proyectos mineros no salen, no reside en la ausencia de capitales, porque hay dinero en todas partes, ni es un problema de tecnología. El problema y gran reto de las inversiones en Perú y el mundo son las relaciones sociales comunitarias”.

Al respecto, señaló que su oficina ha resuelto en los últimos 20 meses, 82 de los 192 conflictos y controversias que halló al iniciar sus labores. Calculó que poco más del 60% de los conflictos que tienen en agenda se vinculan al sector minero“Los conflictos tienen raíces económicas, laborales, sociales y ambientales, y nuestra oficina trata de amortiguarlos bajando el nivel de conflictividad y empezando otro tratamiento que es el diálogo”, dijo.

En su opinión, la clave para solucionar el tema social está en escuchar a la gente y establecer con ellos sus demandas. “Las empresas mineras que logren desarrollar capacidades para bajar la intensidad de los conflictos y generar confianza, tendrán aseguradas las inversiones en cualquier parte del mundo”, señaló.

Huaroc habló ante cientos de inversionistas en , junto a otros expertos peruanos en responsabilidad social, que expusieron casos exitosos de proyectos mineros que salen adelante con el apoyo de las comunidades, como Constancia (de HudBay Minerals), inversión de US$1.700 millones que iniciará producción en septiembre próximo.