La oferta de centros de idiomas se disparará en Lima
La oferta de centros de idiomas se disparará en Lima

En la década de los 90, si una persona quería aprender un extranjero en la capital debía dirigirse necesariamente al centro de la ciudad o algún distrito de Lima moderna. El panorama cambió con la llegada del nuevo siglo. Hoy los centros de idiomas se han multiplicado en Lima y es fácil hallar uno en distritos emergentes como Independencia, San Juan de Lurigancho o Chorrillos. Pero no es suficiente.

“Entre el 2000 y el 2010 abrimos cinco locales en Lima por la creciente demanda de estudiantes y para acercarnos más a ellos”, dice a modo de explicación Gonzalo De Cárdenas, gerente general del Británico.

Sigue a Portafolio también en 

Percy Canales, gerente general del , señala que un punto de inflexión fue el TLC firmado con EE.UU. en la década pasada, que se produjo en un momento en el que la economía peruana empezaba a crecer sostenidamente. “Entonces la demanda del mercado por aprender el idioma inglés fue mayor”, resalta. A eso se suma que las universidades empezaron a solicitar obligatoriamente a sus alumnos demostrar el dominio de un segundo idioma para obtener el grado de bachiller. 

Estos tres factores: mejora económica de los peruanos, demanda creciente de los estudiantes y exigencia de las universidades han originado que  entre los planes de los más grandes competidores se contemple  la intención de llevar su oferta a puntos tan distantes como Lurín, Chaclacayo, Ate, Puente Piedra, entre otros lugares. 

No solo eso, atender el mercado de provincias es otra tarea pendiente en la agenda, y para ello hay planes específicos de cada uno de los competidores.

¿DÓNDE ESTÁN? 
La firma de inteligencia comercial actualizó en julio del 2014 un mapa con los centros de idiomas existentes en el país: halló más de 90, que sumaban un total de 193 locales.

Asimismo, indicó que el 90% tenía como principal componente la enseñanza del inglés y el 10% restante estaba dedicado a idiomas como el portugués, francés, italiano y chino.

Fernando Horna, vicepresidente ejecutivo de Mapcity, dice que 107 de los locales están ubicados en Lima. “En la capital, 10 instituciones representan el 80% del mercado. Siendo las líderes el ICPNA y el Británico”, añade.

Las instituciones que también forman el top ten son Euroidiomas, Berlitz, Idiomas Católica, Wall Street Institute, Idiomas Senati, la Alianza Francesa y centros de idiomas de universidades como la UNMSM, USMP y Los Andes. “Luego hay muchas instituciones pequeñas que tienen uno o dos locales”, precisa. 

El ejecutivo considera que todavía hay mucho espacio para el crecimiento de la oferta en la capital.  De acuerdo con la información recopilada por Día_1, en los próximos cuatro años se abrirán al menos 15 locales, sin contar con las ampliaciones o remodelaciones de los ya existentes.

De igual opinión es Aldo Lazo del Carpio, gerente general de Eurodiomas, institución que tiene nueve locales y recientemente ha ingresado al Mall Plaza Bellavista (Callao). “Somos el primer centro de idiomas que ha llegado al Callao y el próximo año hay posibilidades de entrar al centro comercial ”, añade.

En el caso del ICPNA, con 7 locales propios y 12 a través de alianzas con centros binacionales de provincias, su intención es abrir hasta cuatro más en Lima para el 2018 y un número similar en el interior. El interés está en Surco, San Juan de Lurigancho, Puente Piedra y Chaclacayo. En el interior del país, Canales lo dice así: “Consideramos en nuestro plan de expansión a Huaraz, Ica, Pucallpa y Abancay”. Por su parte, su competidor directo, el Británico, ha invertido US$6 millones en la ampliación de su local en San Martín de Porres y espera abrir tres más en los próximos años: Ate, Lurín y un segundo en Lima norte.

Las universidades no se quedan atrás, Idiomas Católica, con cuatro locales, ampliará su sede principal de Pueblo Libre, con una inversión de US$4,5 millones. Además tiene pendiente su ingreso a Miraflores. Otro es el caso de la Universidad del Pacífico, que llegó con un local de 10 pisos a Miraflores.

Si bien la oferta principal de los grandes competidores se dirige, por lo general, a un público escolar y universitario, también se ha buscado apostar por dos nichos: los ejecutivos y los niños.

Precisamente, Bertliz tiene una propuesta para hombres de negocios que tienen premura por dominar un idioma. “Nuestro éxito está en la metodología dinámica y conversacional, además de la atención personalizada, grupos pequeños, horarios flexibles y material propio y actualizado”, dice Fredy Miranda, country manager de la institución con locales en Chacarilla, San Isidro y Camacho.

Los costos rondan entre los US$4.000 y US$10.000 anuales, dependiendo de los programas elegidos. Su intención es incursionar en mercados del interior del país, que por su dinamismo económico cuentan con un gran número de ejecutivos.  “Entre los planes de crecimiento institucional se ha proyectado explorar nuevas locaciones como Trujillo y Arequipa”, añade.

De Cárdenas indica que el Británico también tiene un programa dirigido para ese segmento: Blended Learning. “Es ideal para el ejecutivo que no dispone de horarios fijos, también se presta para centros laborales en Lima o cualquier zona del país. Funciona en una proporción de 80% online y 20% presencial”. 

En el caso del segmento de los niños, el ICPNA y Euroidiomas tienen programas dirigidos para pequeños desde los 3 años hacia adelante. Sin embargo, la apuesta más agresiva es de la franquicia internacional Helen Doron, que se dirige a bebes a partir del primer mes de vida.

Día_1 pudo averiguar que la franquicia se instaló en Los Olivos en octubre del 2014 y está en negociaciones para ingresar a los distritos de Miraflores y Surco en el corto plazo. Las clases tienen un costo de S/.280 mensuales.

¿Y LAS PROVINCIAS? 
Salvo el ICPNA, los principales centros de idiomas no han hecho importantes incursiones en el mercado de provincias.

Las razones son múltiples: todavía hay espacio para crecer en Lima, la falta de docentes calificados en el interior del país y, por último, la posibilidad de ahorrar costos  en infraestructura con la educación virtual.

fue uno de los primeros en insertar esa posibilidad en el país y no le ha ido mal. En una entrevista con El Comercio, su fundador, Andrés Moreno, reveló que el Perú estaba en el ‘top five’ de mercados que empujaban su avance en la región.

Recientemente, Idiomas Católica lanzó su programa virtual para atender a quienes no podían llegar de manera presencial. “En el programa IC Virtual podemos llegar a cualquier parte. Un diferencial es que el alumno, si lo desea, puede cambiar de modalidad virtual a presencial o viceversa ciclo a ciclo, ya que los contenidos de nuestros cursos son compatibles”.

Por último, Movistar en alianza con el ICPNA cuenta con el programa V-Learning. “El objetivo es brindar mayor acceso al aprendizaje del idioma inglés a la población que reside lejos de las ciudades”, indica Canales. Solo hasta diciembre del año pasado habían captado 10 mil alumnos bajo esta modalidad.

Como se observa, los centros de idiomas están en un momento de fuerte expansión en el país, proceso en el que  intervendrá una variable fundamental para captar una mayor porción del mercado: la tecnología. Es eso o quedarse rezagado. 

Más aun, si se toma en cuenta que hay otras franquicias extranjeras que ven oportuno ingresar al Perú. “Hay una franquicia mexicana, que se dirige al público juvenil interesado en aprender inglés, que estuvo haciendo averiguaciones para dar el salto”, indica Horna. Eso no es todo, desde hace unos meses se comenta el interés creciente de empresarios locales por franquiciar la marca chilena Tronwell, que cuenta con 20 locales en el país sureño.

TAGS RELACIONADOS