"Según estima el MEF, si con la fase 3 se cubría el 96% de actividades económicas, la fase 4 eventualmente permitirá una reanudación del 100%".
"Según estima el MEF, si con la fase 3 se cubría el 96% de actividades económicas, la fase 4 eventualmente permitirá una reanudación del 100%".
Alek Brcic Bello

Editor de Economía y Día1

abrcic@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El último viernes, el presidente anunció el inicio parcial de la fase 4 de . Esto, luego de que el ministro de Defensa, Jorge Chávez, declarara apenas unas horas antes que la última etapa de reanudación de actividades no tenía fecha establecida.

Como se recuerda, el inicio de esta fase estaba previsto para la primera semana de agosto, pero se retrasó por la evolución de la pandemia. Ahora, con las curvas de la enfermedad mejorando en el frente interno, el Ejecutivo decidió por fin que las personas están listas para hacer natación en una piscina pública (pero solo si es al aire libre y con un aforo de 50%).

MIRA: Vuelos internacionales se reanudarán desde el 5 de octubre, anunció el presidente Vizcarra [VIDEO]

¿Y qué tan relevante es esta parte de la reactivación para el país? Según estima el MEF, si con la fase 3 se cubría el 96% de actividades económicas, la fase 4 eventualmente permitirá una reanudación del 100% (cuando se autoricen actividades que involucran aglomeraciones de gente como cines y conciertos).

El tema es que en esos cuatro puntos porcentuales se ubican miles de empresas que tienen meses esperando abrir sus puertas (y muchas aún seguirán en el mismo plan por un buen tiempo). Así, según el decreto publicado el sábado, esta primera etapa de la fase 4 implica permitir vuelos internacionales, la vuelta de un mayor número de negocios, más aforo en tiendas y la autorización para que los operadores turísticos funcionen (o, como dirían en la farándula local, el Gobierno ha aprobado un decreto que involucra: pasaje, plata, shopping y paseos).

Ahora, permitir que estas actividades vuelvan no quiere decir que las cosas serán como antes. Nada de eso. No es lo mismo habilitar sectores que reactivar la economía. Si bien lo primero es necesario para que ocurra lo segundo, no es lo único que entra en la ecuación para que las cosas funcionen.

Por eso es que ningún sector opera actualmente con normalidad (ni siquiera aquellos habilitados al 100%). Sobre esto, la última Encuesta de Expectativas Macroeconómicas del Banco Central señala que en el país las empresas se encuentran funcionando a un 71% de los niveles anteriores a la pandemia y que esperan alcanzar apenas el 80% de operatividad para diciembre.

Además, hay sectores que incluso con la reanudación seguirán golpeados por bastantes meses. Es el caso del turismo, que por más que las fronteras vuelvan a abrir para destinos “seguros desde el punto de vista sanitario” desde el 5 de octubre, el número de visitantes extranjeros no se normalizará sino hasta el 2026 y el sector retrocederá 19 años por la pandemia (según estimados oficiales).

Dentro de las fronteras, las cosas también vienen golpeadas. El Índice de Confianza del Consumidor de Apoyo e Ipsos, por ejemplo, se ubicó en 38 puntos sobre 100 este mes y viene atorado por debajo de los 40 puntos desde abril.

Así, pese a que los centros comerciales ahora funcionarán con un aforo de 60% (10 puntos porcentuales por encima de lo permitido en la fase 3), la Asociación de Centros Comerciales del Perú ha señalado que hoy operan por debajo del aforo permitido y que las ventas en la campaña navideña caerían 40% este año (no obstante, hay categorías que sí han tenido resultados positivos con la pandemia, como línea blanca y ropa deportiva).

Y todo esto sin considerar el tema sanitario. El viceministro de Salud, Luis Suárez, declaró la semana pasada que cada vez hay menos dudas “de que vendrá una segunda ola” de contagios. Eso es lo que ya está ocurriendo en países como España, que los ha llevado a aplicar nuevas medidas de aislamiento.

Así las cosas, el inicio de la fase 4 es un gran paso hacia adelante. El problema es que si no se maneja responsablemente, en unos meses podríamos dar tres pasos hacia atrás.

TE PUEDE INTERESAR