Perú tendrá 'startups' de crecimiento global antes del 2019
Perú tendrá 'startups' de crecimiento global antes del 2019

Hace cinco años Arturo Cánez dio el primer paso para lo que hoy es Lima Valley, una organización que se ha encargado de que en especial gente joven asuma que la tecnología es una oportunidad para emprender un negocio.

Pero no ha sido la única. Cánez dice que se ha fijado una base importante para desarrollar este tema en el país, pues en todo este tiempo han surgido otras iniciativas de comunidades tecnológicas, promotoras de ‘startups’, universidades e incubadoras de nuevas empresas.

Aunque todavía los proyectos con aspiración global están en formación. Es como tener un semillero de futbolistas en espera de un crack. “Faltan casos de éxito”. Pero en menos de cinco años, dice Cánez que aparecerán esos jugadores. 

El ecosistema peruano que promueve la innovación ha madurado más rápido que el chileno o el colombiano, aunque en estos países el apoyo estatal llevaba más tiempo. Una de las fortalezas de este movimiento en el Perú es que ha partido de la gente, agrupadas en comunidades locales con un interés común en la tecnología porque saben que el mercado móvil y la penetración de Internet crecen cada año.  

Para Percy Augustin de Loayza, jefe de la Unidad de Iniciativa Empresarial de la UPC y responsable de la incubadora StartUPC, que el Perú esté ahora en un bloque comercial con Chile, Colombia y México ha puesto al país en una zona de mayor interés para inversionistas que ya buscaban este tipo de proyectos en esos países. Sin embargo, como incubadora también se encuentra aprendiendo: dos de los diez proyectos que seleccionaron el año pasado decidieron retirarse. 
 
SE BUSCA INVERSIÓN 
Si algo distingue al ecosistema peruano de Silicon Valley, esa zona de California en la que residen y se han gestado las varias marcas globales de tecnología, es que en el Perú todavía existe la idea de que hay que ser celosos con el proyecto de negocio. No se comparten y solo se habla lo suficiente en su etapa de desarrollo, mientras que Silicon Valley funciona bajo un esquema colaborativo. Las ideas se discuten, se alimentan y mejoran en diversos espacios.

“Esto se tiene que perder poco a poco”, dice Augustin. “Si algo estamos aprendiendo es que más importante que la idea es la pasión que uno pone para que se concrete, y eso no se puede copiar”. 

En esta etapa falta crear los espacios para convencer a los inversionistas de poner su dinero en tecnología. “Prefieren todavía entrar a sectores tradicionales. Cuando en realidad en lugar de poner un millón de dólares en un proyecto inmobiliario podrían poner lo mismo en 20 empresas ‘startups’ y así minimizar su riesgo”, comenta Augustin.  

Aunque la participación del Estado en la promoción de los emprendimientos ha tomado un nuevo giro con el programa Startup Perú, que junto a otros programas aporta dinero no reembolsable a nuevos proyectos, el Estado todavía debe encontrar la diferencia entre lo que significa apoyar una pyme y apoyar una ‘startup’.

CONCURSOS Y FONDOS
Startup P
erú. Hasta S/.150 mil de capital para proyectos. Ha comenzado con un fondo de S/.18 millones. 

Fidecom / Innovate. Fondo de S/.200 millones para investigaciones y proyectos de innovación productiva.  

Fyncit. Financia asesorías, misiones, pasantías, investigaciones y el fortalecimiento de incubadoras.

Promoter de Starups. Talleres, conferencias de expertos, mentoría para atraer inversionistas.