Cumbre 2
Cumbre 2
Redacción EC

Los pagos digitales, las nuevas metodologías para la evaluación del riesgo crediticio, la lucha contra el lavado de dinero, la innovación de la y los nuevos esquemas para la regulación financiera son algunas de las herramientas al alcance de las empresas y los gobiernos para lograr configurar un más integrado, inclusivo, seguro y transparente.

Durante la , en el panel dedicado a tratar este tema, se discutió cómo es que las tecnologías disruptivas están cambiando rápidamente las reglas de juego para el sistema bancario.

En ese sentido, Aimeé Sentmar, presidenta ejecutiva de Banistmo de Panamá, recordó que hasta antes de la llegada de las fintech, las plataformas bancarias eran poco flexibles y amigables. “Las fintech nos hicieron darnos cuenta de cómo tenemos que atender al nuevo cliente, que es más exigente”, detalló.

Asimismo, resaltó que en Panamá, mercado altamente competitivo en el sector bancario, ya cuenta con una organización que agrupa a más de 25 compañías fintech, lo que refleja la preferencia de los usuarios por las plataformas de 'open banking´ con un ecosistema digital abierto al público en general.

Esta idea fue respaldada por Eblein Frangie, CEO de Finabank de Suriman, quien agregó que para poder lograr ampliar la base de clientes tanto de la banca tradicional como de las fintech, es necesario trabajar en la educación digital y financiera.

“Los clientes que usan las tecnologías disruptivas que son los de clase media alta, porque conocen las tecnologías de los bancos estadounidenses. Debido al nivel educativo, la disrupción no llega a los niveles más bajos. No hay educación financiera completa”, indicó el ejecutivo.

Esta situación, además, alienta a que todavía el 80% de las transacciones financieras en nuestro continente se hagan en efectivo.

“Las personas ya son parte del mundo digital y ahora tienen que integrar el sistema financiero […] El e-commerce crece rápidamente pero si no incluimos financieramente a los usuarios, no va a seguir prosperando. Hay que pensar en las pymes”, agregó Gilberto Caldart, presidente para América Latina y el Caribe de Mastercard.

Sobre esto último, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de Cepal, resaltó que menos de la mitad de las mypes tienen acceso a una institución bancaria, por lo que optan mayoritariamente por los servicios de las fintech, que disminuyen costos en las transacciones y en general, cuentan con menores barreras burocráticas.

En ese sentido, aseguró que a pesar de los escándalos que involucran a la ciberseguridad, como el de Facebook y Cambrige Analytics, se debe recuperar la confianza en los medios digitales mediante una adecuada regulación.

REGULACIÓN
Los expositores coincidieron en que es necesario equilibrar las normas para las cadenas de pago electrónicos tanto en los espacios físicos como en los digitales.

Brian J. Porter, CEO de Scotiabank, dijo confiar en que el avance del marco regulatorio y los índices económicos de América Latina le permitirán a su compañía seguir expandiéndose en la Alianza del Pacífico.

"Tenemos un centro digital en el centro de Toronto donde tenemos gente trabajando en esto. Tenemos instalaciones en Lima, Bogotá y Chile, y están coordinando una serie de proyectos para mejorar la experiencia del cliente, la banca y es una buena experiencia para nosotros”, indicó durante su intervención.

“Todavía vemos que hay contratos inteligentes en etapa inicial pero tienen oportunidad de funcionar para lograr eliminar el efectivo”, agregó Jay Collins, vicepresidente de Banca Corporativa e Inversión del Citi.

En ese sentido, además, relató que su modelo ‘sandbox’ permite monitorear el modelo fintech bajo supervisión regulatoria que permite obtener ‘feedback’ directo del ente regulador de los países en donde opera esta modalidad. 

En general, los ejecutivos coincidieron en que lo mejor para las compañías que operan en la región es tener un marco regulatorio sincronizado, equilibrado y de calidad, para evitar que cada empresa deba enfrentar diferentes reglas de juego.

Además, los expositores resaltaron el rol de la mujer en el sistema bancario, pues de acuerdo con Bárcena, las mujeres son las que muestran mayor capacidad de ahorro. “Las mujeres tienen bajo acceso al crédito y baja bancarización, en esto también hay que trabajar”, agregó Sentmat.