La Autoridad Portuaria Nacional ya otorgó el permiso a Repsol para implementar el nuevo terminal portuario en Refinería La Pampilla. (Foto: USI)
La Autoridad Portuaria Nacional ya otorgó el permiso a Repsol para implementar el nuevo terminal portuario en Refinería La Pampilla. (Foto: USI)
Redacción EC

completó la posibilidad de producir localmente la totalidad de gasolinas con bajo contenido de , con menos de 50 ppm (partes por millón) al culminar la construcción de las unidades que permitirán no sólo la desulfuración, sino la mejora de calidad de este tipo de combustible líquido.

Con este hito, la empresa culmina singularmente el proceso inversor de US$741 millones para la adecuación de las instalaciones de para producir combustibles con bajo contenido de azufre.

Cabe mencionar que en el 2016 se cumplió con la primera etapa, con la puesta en producción de las unidades de desulfuración de diésel y que, desde enero pasado, las gasolinas de alto octanaje producidas por la Refinería ya cumplen este estándar.

"La infraestructura de La Pampilla, que representa aproximadamente el 50% de la capacidad de refino nacional, acompaña la expansión del parque automotor, dotándolo de combustibles de calidad producidos en el país y de bajo contenido en azufre", indica la empresa en un comunicado.

Las nuevas gasolinas producidas, además de reducir las emisiones de dióxido de azufre, mejorarán también otras propiedades de calidad, que permitirán una mayor eficiencia y rendimiento en el funcionamiento del motor, una mayor vida útil y menores gastos de mantenimiento, reduciendo la huella de carbono.

La construcción de estas unidades se ha llevado a cabo aplicando los más altos estándares en seguridad y gestión ambiental, logrando realizarlas sin accidentes con pérdida de días de trabajo. Para su ejecución se han requerido cerca de 11 millones de horas hombre, empleando a más de 2.500 personas, detalló Repsol.