Seguros: Cobertura de enfermedades preexistentes sí es posible
Seguros: Cobertura de enfermedades preexistentes sí es posible

El crecimiento de la oferta de  para personas ha sido notable en los siete últimos años. La facturación de los principales seguros para este segmento se duplicó entre el 2008 y el 2014, al crecer a una tasa de 117% y  alcanzar los US$1.101 millones.

Las cinco principales pólizas que concentran cerca del 95% de la oferta de seguros individuales para personas son las de vehículos, salud, vida, SOAT y accidentes. Estas se expandieron a tasas superiores del 67% en el mismo período.

Sigue a Portafolio también en 

La expansión de los que durante ese período crecieron a una tasa promedio de 20% impulsó la venta de seguros de automóviles; y, la integración vertical en el negocio de salud, en el 2007, amplió la oferta de las pólizas de asistencia médica, al pasar de coberturas integrales a individuales –oncológicas– y complementarias –que ofrecen efectivo.

Incluso, desde no hace mucho, el mercado vende seguros vehiculares de protecciones específicas –contra choques, accidentes o daños a tercero– para ampliar la cartera.
Asimismo, en el campo del negocio de vida y accidentes, estos pasaron de proteger solo el riesgo de muerte a ofrecer la posibilidad de ahorro, inversión o devolución de las cuotas.

En la línea del , la oferta aumentó con el incremento de vehículos nuevos, la obligatoriedad del seguro y la expansión de los canales de distribución.

“Actualmente buscamos incorporar a nuestro mercado a diferentes niveles socioeconómicos, lo cual supone un reto grande, dado el bajo conocimiento de los seguros” afirma a Día_1 Gonzalo de Losada, vicepresidente ejecutivo de Seguros Personas de Rimac Seguros.

Pese a la oferta de nuevos productos de las y al deseo de atender a nuevos segmentos de la población, la expansión anual de los seguros personales se contrajo de una tasa anual de 33% en el 2008 a 1% en el 2014.

El presidente de la Asociación de Empresas de Seguros (Apeseg), Eduardo Morón, sostiene que el menor ritmo de crecimiento de estas pólizas responde a la desaceleración de la economía y a los críticos niveles de informalidad del país, que hacen que la meta de masificar el seguro sea de largo plazo.

Sin embargo, el alto potencial para vender seguros personales en el país, asociado al bajo indicador de cobertura (ventas de seguros/PBI) ascendente a 1,74% en el caso de los seguros en general y de 0,5% en las pólizas de personas, debería desligar la evolución de estos seguros con la de la economía. 

Incluso, Renzo Calda, presidente del grupo Mapfre, se atreve a proyectar que la tasa de aumento de la venta de seguros en general debería superar los dos dígitos en el 2015 por la amplia oportunidad que presenta el país. “Aún tenemos mucho margen para seguir ampliando el mercado”, dice Ricardo Mulanovich, gerente de División Servicios Comerciales de Pacífico Seguros.

MOTIVOS
Así, el motivo por el que todavía la evolución de la cartera de seguros personales continúa asociada al PBI obedece a varios factores como la concentración de la oferta en individuos de mayores ingresos y en la capital por la falta de canales para vender seguros a un menor costo. “Actualmente hay una concentración de oferta en la población de segmentos medios y altos en Lima, mientras que las provincias continúan relativamente desatendidas”, sostiene Pedro Menéndez, gerente general de Magallanes Seguros.

Según el informe Bancarización del peruano 2013 de Ipsos Márketing, el 5% de la población urbana está afiliada a un seguro de salud privado y una proporción similar ha contratado un seguro de vida. 

Menéndez afirma que los seguros para personas son una importante oportunidad, pero requieren un mayor nivel de eficiencia y distribución para masificarlos.  “Los costos de colocación y distribución son aún altos al no haber un amplio desarrollo de canales para acceder de forma eficiente al público”, señala.

Otro factor por el que las ventas de seguros personales está asociado a la variación de la economía es la desconfianza que ha tenido el seguro en gran parte de la población por el cumplimiento de pago de estos contratos y por el desinterés de las aseguradoras de ofrecer los microseguros, además de la baja cultura financiera, según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). 

“Teníamos una falta de confianza del público sobre el seguro que fue cubierta con la Ley del Contrato de Seguros en el 2012”, afirma Mirla Barreto, coordinadora ejecutiva de la Superintendencia Adjunta de Seguros de la SBS.

Barreto revela que dos compañías importantes han desactivado sus áreas de microseguros.

“El problema es que todos los jugadores del mercado, aseguradoras y brókeres, estamos haciendo más de los mismo” señala por su parte Gustavo Geng, gerente general de Más Soluciones Corredores de seguros.

La situación que vive el mercado asegurador plantea una serie de retos a las compañías, intermediarios y al regulador, que debe apuntar a cómo hacer rentable el mercado masivo. En ese sentido, Gonzalo de Losada afirma que mientras menor es el precio del seguro menos interesados hay por distribuirlo.

RETOS
Mirla Barreto, de la SBS, señala que la superintendencia está trabajando en tres frentes en coordinación con las empresas de seguros. En primer término, dice que el regulador va a modificar la Ley de Microseguros para mejorar su comercialización con el objetivo de que las aseguradoras lleguen a los segmentos C y D de la población.
Una segunda política será la flexibilización de la regulación para la entrada de nuevas compañías al mercado para aumentar la competencia.

Barreto revela que actualmente hay cuatro compañías en proceso de organización, dos que venden seguros patrimoniales y otras dos de vida, además hay otras firmas internacionales interesadas.

“Crecer Seguros [del Banco Financiero] ya está en la última etapa del proceso. También está la aseguradora Coface que venderá seguros de finanzas. La reasegurada del Istmo abrirá una empresa de seguros y también Servi-Perú” revela. 

En el frente de la educación de seguros, Barreto señala que la SBS tiene un plan para capacitar a los profesores de las escuelas.

Los ejecutivos de las aseguradoras coinciden con los retos planteados por la SBS. Sin embargo, tanto De Losada como Mulanovich agregan que también se requiere de los canales adecuados para distribuir las coberturas, de tal forma que sea rentable. Así, el crecimiento dependerá de la cooperación del sector. Un modelo que podrían seguir es el desarrollo de la plataforma de dinero electrónico que hoy trabajan las empresas del sistema financiero.