Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Perú

¿Por qué no se sanciona la especulación y el acaparamiento?

Ante el alza de precio del limón y agua, muchos piden sanción contra los malos comerciantes, pero, ¿es posible sancionarlos?

Limón bajó de precio: conoce los costos en el Mercado Mayorista

Limón bajó de precio: conoce los costos en el Mercado Mayorista

El Fenómeno de El Niño costero provocó en Lima y otras ciudades la aparición de dos prácticas comerciales abusivas: la especulación con el precio y el acaparamiento de productos, pero ¿se puede sancionar esos comportamiento?

El abogado penalista Augusto Linares Muñoz, de Linares Abogados, señala que lamentablemente, en el Perú no es posible sancionar ni la especulación ni el acaparamiento.

En el caso del acaparamiento, que consiste en guardar y/u ocultar un producto con el objetivo de aumentar su escasez para luego venderlo a mayor precio, el abogado indicó que se trata de una práctica comercial que no es considerada delito desde el año 2008.

"El 2008 el artículo de acaparamiento fue derogado del Código Penal", precisó Linares.

ESPECULACIÓN

En cuanto a la especulación, el abogado dijo que el delito todavía existe, pero que la sanción prevista es inaplicable. "El Código Penal dice que comete delito de especulación el comerciante, fabricante o productor que venda productos considerados de primera necesidad a precios superiores a los fijados por la autoridad competente", señala Linares.

Hasta ahí, se podría denunciar por especulación a quienes inflaron en demasía los precios del limón o del agua embotellada durante el último fin de semana; sin embargo, hacerlo sería en vano, dice el abogado.

Y es que en el Perú los alimentos y productos de primera necesidad no tienen precios fijados por alguna autoridad, sino que responden a la libre oferta y demanda. "Como no hay precios fijos, no hay topes, entonces no hay infracción por parte de quien eleva los percios", precisa.

El Código Penal establece sanciones de 1 a 4 años para la especulación, que se amplían a 3 y 6 años en el caso de producirse en medio de una conmoción o calamidad pública (como El Niño), pero bajo la legislación actual el delito no podría ser probado.

CAMINOS A SEGUIR

Para el abogado, evitar que se vuelvan a repetir acaparamiento y especulación requiere que se vuelvan a sancionar esas prácticas. "Debemos adecuar la redacción a lo que hoy tenemos. En el caso del acaparamiento se trata de volver a colocarlo en el Código Penal, y para la especulación hay dos caminos: Redefinirla o que alguna autoridad establezca rangos de precios para los productos de primera necesidad", sugirió.

Cabe indicar que la posibilidad de establecer rango de precios podría terminar equivaliendo a la fijación de precios, un modelo de mercado que fracasó a fines de los años ochenta y fue uno de los instrumentos que originó la peor crisis económica de la historia del país.

Linares señaló que una tercera vía para castigar la especulación y el acaparamiento, podría ser la de modificar la normativa sobre protección al consumidor de Indecopi.

Desde el punto de vista más económico, Carlos Parodi, catedrático e investigador sobre crisis financieras de la Universidad del Pacífico, ha señalado que la especulación no es fácil de neutralizar. Sin embargo, el poder lo tenemos los consumidores; la opción es reemplazar los alimentos sujetos de la especulación con aquellos cuyos precios no han subido o están bajando. 


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada