¿El sector acuícola todavía necesita incentivos tributarios? - 1
¿El sector acuícola todavía necesita incentivos tributarios? - 1
Marcela Saavedra P.

Asegurar la sanidad en la producción pesquera y la acuícola peruana es una de las más grandes preocupaciones del Ministerio de la Producción (Produce). Por ello, la entidad publicó el domingo pasado un decreto supremo que le da al Organismo de Sanidad Pesquera (Sanipes) el control oficial de la vigilancia sanitaria con recursos y presupuestos del sector, explicó Diana García Bonilla, directora ejecutiva de la entidad.

Con este respaldo, el Sanipes apuntará a acelerar el cumplimiento de normas sanitarias a los jugadores del sector extractivo, principalmente acuícola. “Al 2017 nos gustaría lograr que por lo menos el 50% de los productores dedicados a la acuicultura cumplan con los protocolos y normas sanitarias dictadas por el Sanipes”, enfatizó.

Con 15 oficinas en 11 regiones del país, García reconoce que la infraestructura es corta para cumplir con el total de la demanda sanitaria pesquera del país. Por ello, ya se evalúa potenciar las oficinas a fin de que el próximo año se pueda robustecer el control sanitario en el mercado interno y externo.

CERTIFICACIÓN DE LABORATORIOS
Como parte de ese compromiso, ya se trabaja en lograr que los laboratorios que monitorean enfermedades del sector acuícola sean certificados internacionalmente, ya que en la actualidad ninguno cuenta con este sello. “Es una debilidad que tenemos como país. Imarpe tiene un laboratorio de sanidad para langostinos pero tiene que acreditarse para que, a nivel internacional, las autoridades extranjeras crean en sus resultados”, indicó.

Por eso, ya se está implementando un laboratorio para langostinos en Tumbes que estaría acreditado en el primer trimestre del 2017.  “Se empezó por el langostino por el ingreso de este recurso a China”, explicó García. Luego, se trabajaría para fortalecer otros para el seguimiento de enfermedades de la trucha y el paiche así como otras especies.

En tanto, Sanipes trabaja con la autoridad de la Unión Europea para el monitoreo de enfermedades en las ovas de trucha, ya que cerca del 80% de estas semillas se importan de España. De esta forma, se podrá lograr reducir la alta mortandad de la especie dentro de la cadena productiva. Si la mortandad normal es de 28%, en Puno -responsable del 80% de los envíos de trucha peruana- la cifra se eleva a 64%.

TAGS RELACIONADOS