La cuota dada por Produce es la cifra más alta desde el inicio del sistema de cuotas de pesca. (Foto: GEC)
La cuota dada por Produce es la cifra más alta desde el inicio del sistema de cuotas de pesca. (Foto: GEC)
Redacción EC

La titular del , Rocío Barrios, y la viceministra de Pesca y Acuicultura, María del Carmen Abregú, afirmaron que la segunda temporada de pesca de los recursos anchoveta y anchoveta blanca en la zona norte-centro del país va a permitir generar más de US$900 millones en exportaciones de harina y aceite de pescado.

“En relación a los efectos económicos, sociales y productivos, esta temporada también aportará más S/700 millones al PBI nacional, además de asegurar el empleo para más de 45.000 trabajadores tanto en la parte extractiva como en la parte productiva, siendo el sustento de más de 75.000 familias a nivel nacional”, aseveró Barrios.

Sostuvo que a partir de mañana sábado 16 de noviembre empezará la temporada y que el límite máximo total de captura asignada por Produce es de 2′786.000 toneladas, la cifra más alta desde el inicio del sistema de cuotas de pesca. La biomasa estimada es de 8,34 millones de toneladas métricas (TM).

“Es importante señalar que esta cuota asegura la sostenibilidad del recurso y garantiza el desarrollo normal de la pesquería de anchoveta en la región norte centro en las próximas temporadas de pesca", acotó la ministra.

La titular de Produce indicó que para determinar el inicio de la presente temporada, el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) realizó un crucero de evaluación acústica del stock de anchoveta.

Se cubrió el área entre Tumbes (03°45’S) y Tacna (18°20’S) y se extendió por lo menos hasta las 110 millas de la costa, llevándose a cabo entre el 29 de setiembre y el 14 de noviembre.

Este crucero contó con la participación de los Buques de Investigación Científica (BIC) “José Olaya Balandra”, BIC “Luis Flores Portugal”, BIC “Humboldt” y otras embarcaciones pesqueras; además del trabajo activo de 60 personas entre científicos y técnicos.

“Los cruceros de evaluación contribuyen en determinar la biomasa, la distribución y aspectos biológicos-pesqueros de los principales recursos pelágicos, promoviendo con ello el manejo pesquero con enfoque ecosistémico, la búsqueda del conocimiento para la seguridad alimentaria, así como los procesos de adaptación al cambio climático", puntualizó.