Minmetals aún no logra un acuerdo para comprar Las Bambas
Minmetals aún no logra un acuerdo para comprar Las Bambas

Luego de varios meses de negociaciones, un consorcio chino - integrado por MMG (filial externa de China ), el grupo Gouxin Investment International y la firma Citic- adquirió la mina de cobre  (Apurímac), de propiedad de , por US$5.850 millones, la mayor adquisición en el extranjero de la industria minera  y la más grande operación de compra en la historia del Perú. 

Si bien el 'deal' se cerrará antes de finalizar el tercer trimestre de este año, la transacción está sujeta a la aprobación del Ministerio de Comercio de China, así como el voto favorable de los accionistas de MMG, de propiedad en un 74% de China Minmetals, que ya adelantó su visto bueno. De forma paralela, el Banco de Desarrollo de China, ICBC y el Banco de China proporcionarán apoyo financiero para la adquisición.

Pero, ¿qué significa esta millonaria compra para el Perú? Para José Tam, presidente de la Cámara de Comercio Peruano China (Capechi), la adquisición del proyecto Las Bambas implicará un acumulado de más de US$19.000 millones de inversión china en Perú, lo que representa un tercio de la producción en nuestro país y el liderazgo de la inversión extranjera en el sector minero peruano.

"Las Bambas se sumará a la producción de la mina de cobre de (en Junín) bajo el control de la (también de origen chino). La producción comenzaría en el segundo semestre de 2015 con un estimado de 400.000 toneladas de cobre por año en los primeros cinco años", refirió Capechi en un comunicado con información oficial de Glencore Xstrata. Dicha compañía también estimó que la vida útil de la mina supera los 20 años.

Y es que el proyecto cuprífero Las Bambas es el más importante de Perú y responde a la estrategia de largo plazo de Minmetals, según lo expresado en un comunicado por su presidente, Zhou Zhongshu. Según la opinión de Xu Yongqi, analista de Goutai Junai Futures, en conversación con la AFP, "MMG eligió un proyecto existente de Glencore en lugar de una nueva mina porque una mina nueva implica un ambiente inversor con más incertidumbres, incluidos factores sociales, culturales o políticos".

Por su parte, este proyecto podría satisfacer en alrededor del 13% las compras chinas de cobre, si se toman cifras de las exportaciones e importaciones efectuadas el año pasado. Sin embargo, esta bonanza también acarrea incertidumbre sobre el desempeño ambiental y laboral de los nuevos dueños.

"Está bien que se invierta en Perú, pero la inversión china representa un problema: ¿con quién vamos a discutir sobre derechos humanos o temas ambientales?", cuestionó , economista y especialista en inversiones mineras, en diálogo con la AFP.

Y es que las empresas chinas poseen antecedentes negativos en el manejo de temas ambientales. Por ejemplo, en marzo de este año, el (OEFA) sancionó a Chinalco con .

"Preocupa que las empresas chinas no respetan los estándares internacionales que sí se le exigen a las empresas occidentales", destacó el analista peruano.

En ese sentido, en febrero del año pasado, nacionalizó una compañía de carbón china a causa de las condiciones laborales y el impacto ecológico. Los trabajadores del yacimiento mataron en 2012 a un ejecutivo chino durante unos disturbios a causa de las condiciones de trabajo. 

Sin embargo, cabe mencionar que MMG forma parte del Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM por sus siglas en inglés), una organización internacional dedicada a elevar los estándares de la industria minera. 

Como miembro del ICMM, MMG está comprometida con la transparencia, el buen gobierno corporativo, la certificación independiente, el respeto a los derechos humanos, la mejora permanente del desempeño socio ambiental y otros principios que contribuyen a hacer de la minería una industria sostenible.