El proyecto Tía María está ubicado en Arequipa. (Foto: GEC)
El proyecto Tía María está ubicado en Arequipa. (Foto: GEC)

La inversión es necesaria para afianzar el crecimiento económico, pero grupos que se oponen al desarrollo buscan sembrar violencia y caos en regiones del sur del país, alertó el presidente de la , Manuel Fumagalli, en referencia a las protestas por el proyecto minero .

► 
► 

“Las autoridades regionales y municipales han sido elegidas con el propósito de promover el desarrollo de sus pueblos, no para ahuyentar la inversión, que es la mejor aliada para construir oportunidades de progreso”, afirmó mediante un comunicado.

En ese contexto, Fumagalli expresó su condena ante la actitud de algunas autoridades que se niegan a establecer espacios de diálogo para disipar las dudas que tienen en torno al proyecto “Tía María”, que significa una inversión de US$ 1.400 millones. “Rechazamos todo tipo de amenazas y ultimátums que atenten contra la gobernabilidad”, subrayó.

“La empresa Southern Perú ha cumplido con todos los requisitos que demandan las leyes peruanas para obtener los permisos y licencias; y además ha venido implementando un amplio proceso de relacionamiento con importantes grupos de interés en el valle y la región Arequipa”, expresó.

Fumagalli consideró necesario establecer un diálogo franco, sin amenazas ni condicionamientos, que incluya a todos los actores (Estado, empresa y sociedad civil) para impulsar el desarrollo sostenido y cerrar las brechas sociales.