En el caso de empresas de 20 a 100 trabajadores el subsidio de planillas es recomendable, porque están cubriendo problemas de demanda, la misma que ha bajado mucho, y necesitan mantener su planilla mínima operativa. (Foto: Andina)
En el caso de empresas de 20 a 100 trabajadores el subsidio de planillas es recomendable, porque están cubriendo problemas de demanda, la misma que ha bajado mucho, y necesitan mantener su planilla mínima operativa. (Foto: Andina)
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo () anunció que el universo de empresas que puede acceder al programa de de planillas suma 178 mil, de las cuales 15 mil han calificado hasta el momento. Esas 163 mil empresas podrían acogerse solo si cumplen con contratar nuevo personal o reintegrar a trabajadores en para antes de fin de mes.

Segú cifras del MTPE, el 57% de empresas que reciben subsidios tienen menos de 10 trabajadores en planilla, mientras que el 36% tiene planillas de hasta 100 trabajadores. Solo el 7% tiene más de 100 trabajadores.

MIRA: Subsidio a la planilla inicia este mes: ¿Por qué las mypes no lo aprovecharían y qué empresas sí lo harían?

Al respecto, Jorge Luis Cáceres Neyra, ex superintendente de Sunafil, comentó que hay microempresas cuyo nivel de supervivencia depende de su capacidad de tener un capital de trabajo rotativo y reducir sus costos laborales al mínimo. “La mayoría de microempresas no están planilladas, el costo laboral es cero, y aun estando en el régimen mype no los planilla, la mayoría es trabajo en negro”.

Dicho esto, sostuvo que el real impacto de este programa con la mypes es relativo, porque ese impacto va directamente a la planilla. Añadió que para apoyar a los emprendimientos de uno a 20 trabajadores, Reactiva Perú debería colocar dinero en cajas de ahorro y que la gente pueda comenzar a capitalizar, porque muchos tienen emprendimientos de subsistencia. Eso le permitiría a la gente que sobreviva. Es una mirada de protección por parte del Estado.

En el caso de empresas de 20 a 100 trabajadores sí hay que soportarlas, porque están cubriendo problemas de demanda, la misma que ha bajado mucho, y necesitan mantener su planilla mínima operativa.

Cáceres sostuvo que este subsidio de planillas debería impulsar a empresas que favorecen el encadenamiento productivo, las que realizan labores industriales, porque son empresas que contratan servicios y hacen labores para empresas más grandes, generan valor agregado, lo que significa que sus remuneraciones son más altas. Hablamos de metalmecánica, automotriz, transporte, porque ellas son el sostén de nuestra fase moderna de la economía, que son la agroindustria y minería, expresó. Añadió que “si rompemos la cadena hacia abajo vamos a quebrar la gran minería”. Por ello cree que el tema de fondo es que el ministerio debe evaluar bien dónde dar apoyo.

REVISA: Desde liquidaciones hasta ceses: Así afectarían a las empresas los proyectos de la Com. de Trabajo del Congreso

Respecto a la gran empresa, de más de 100 trabajadores, la preocupación ya no es el apoyo de subsidio de planilla, sino cómo reducir la cadena de pagos. Al estar en pleno proceso de negociación colectiva que termina en junio, es difícil saber qué va a pasar con las empresas que están en crisis.

“Creo que es falaz pensar que el subsidio es clave para proteger a los trabajadores de las microempresas, porque nominalmente esos trabajadores no están en los regímenes laborales. Ese es uno de los problemas centrales”, apuntó el especialista en material laboral.

Al tener un fondeo importante de dinero por parte del Estado, refirió que es importante mirar el problema por otro lado, porque el subsidio lo que hace es mantener el status-quo de marzo del 2020. “Eso no significa que por el subsidio más empresas se van a volver formales, al revés. El problema principal es que ya perdieron las ventas y la empresa ya no puede subsistir”.

A manera de resumen indicó que el programa es bueno solo cuando es viable el negocio, pero el problema es cuando la pandemia no transformó el negocio. “La pregunta que se debe hacer el MTPE es cuál es el nuevo perfil de actividades económicas pospandemia que son viables y cuáles ya no van a ser. Sino lo que estamos haciendo es solo administrar la crisis”, dijo.

En la misma línea, la exministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y actual vicepresidenta de Confiep, Ana María Choquehuanca, puntualizó que el asistencialismo no debe estar en la mira de un gobierno en circunstancias de normalidad, porque un país asistencialista nunca logra solucionar su problemática.

Sin embargo, en esta época el tema de subsidio y bonos son buenos porque ayudan a paliar la situación crítica. Donde está lo malo es en el enfoque y en la direccionalidad que se le da, afirmó.

“En el caso de empresa es fácil determinar cuáles pueden reactivar, cuáles son pequeñas, y qué planillas tienen. Hay que tener mucho cuidado, pero vemos con beneplácito todo lo que sea un palanca de apoyo en este momento”, acotó.