(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Redacción EC

Las expectativas de inflación a 12 meses y los indicadores de tendencia inflacionaria se mantuvieron relativamente estables,
ubicándose cerca del centro del rango meta (entre 1% y 3%), señaló el reciente informe semanal del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

Con una expectativa de inflación estable y dentro del rango objetivo, y signos de recuperación de la economía cada vez más visibles y generalizados, aumenta la posibilidad que el BCR mantenga su tasa de interés de referencia estable, en 2,75% en adelante, en línea con las proyecciones de la entidad bancaria.

En su comunicado, el BCR advirtió por primera vez del riesgo que significan las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, tanto para la actividad económica mundial -posibilidad de desaceleración durante el segundo semestre-, como para los mercados financieros –mayor volatilidad en los precios de los metales y tipos de cambio-.

En el pasado, la mayor incertidumbre respecto a la economía global se tradujo en un deterioro de las expectativas empresariales, dada la dependencia de nuestra economía con el sector externo. A ello se agrega el mayor ruido político. 

En junio, las expectativas empresariales descendieron levemente, aunque se mantuvieron en el tramo optimista.

El Banco Central de Reserva (BCR) destacó que las economías con altos niveles de reservas internacionales y bajos déficits en cuenta corriente como el Perú no se han afectado significativamente en este episodio de turbulencia.

La economía peruana sorprendió con un crecimiento de 6,4% en mayo, por encima del 5,4% esperado por el mercado y por el BCR.

Para definir un nuevo rumbo en la tasa de interés de referencia, Scotiabank indica que el BCR tomará en cuenta el acercamiento del nivel de actividad económica al ritmo potencial y la convergencia de las expectativas de inflación con el punto medio del rango objetivo (entre 1% y 3%). Desde su escenario, asumen que el BCR podría iniciar el ascenso de las tasas de interés durante la primera mitad del 2019. Un crecimiento económico mayor al esperado adelantaría el alza, una mayor volatilidad de los mercados financieros lo podría retrasar.

A
A

Con la información disponible a la fecha observan muy probable que la trayectoria de la inflación se mantenga en el rango meta en julio, por segundo mes consecutivo, en línea con lo previsto también por el BCR en su comunicado.

No obstante, el BCR ve el riesgo de una desaceleración de la inflación durante el tercer trimestre del presente año, debido principalmente a un efecto estadístico –por una mayor base de comparación derivado del alza de tarifas de agua potable el año pasado y aumento de algunos alimentos-.

De acuerdo a sus cálculos, la inflación en julio estaría próxima a 0,4%, observándose alzas en ciertos alimentos, como hortalizas, frutas, tubérculos y carnes, así como en el precio del balón de gas y tarifas eléctricas (+1,34% para clientes residenciales según el plan tarifario de Osinergmin para julio).

a
a

Los precios de los combustibles registrarían un moderado descenso, a pesar de las recientes alzas, debido al efecto rezagado de las reducciones de precios en junio.

En un análisis más ácido, después de aislar los precios al consumidor, componentes volátiles como alimentos y combustible, así como precios regulados como tarifas eléctricas, balón de gas, tarifa de agua y precios sensibles al impacto del ISC, se observa que la trayectoria del componente estructural de la inflación se mantiene en un ritmo anual de 1,5%, cifra estable por quinto mes consecutivo.

Es así como el Departamento de Estudios Económicos mantiene la proyección de una inflación de 2,0% para fines del presente año.