Solo un tercio de las cooperativas son vigiladas por Fenacrep
Giuliana Fierro

El polémico modus operandi de las de ahorro y crédito (CAC) preocupa cada vez más al sistema financiero nacional. Ayer, la  (SBS) solicitó –una vez más– tener la facultad de supervisarlas, ya que lo que está en juego son S/7 mil millones en depósitos efectuados por personas y empresas. 

El problema radica en que, como señala Carlos Cueva, jefe del Departamento de Asuntos Contenciosos de la SBS, se han conocido casos de cooperativas que tienen riesgo no solamente de caer en delito de lavado de activos, sino también de estructuras piramidales o captación de dinero ofreciendo mayores intereses a los que realmente se pueden obtener de manera regular. 

Aun así, a la fecha, las cooperativas captan el 27% de los depósitos del sistema no bancario, mucho más que las financieras y las cajas rurales en conjunto (20%). Sin embargo, apenas la tercera parte de las CAC registradas ante la Sunarp, están afiliadas a la Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Perú (Fenacrep), lo que implica que la mayoría no es supervisada por ninguna autoridad, ni entidad estatal, poniéndose en riesgo los depósitos de sus asociados.

Evolución de los depósitos. (Elaboración: El Comercio)

El ente regulador recordó que, si bien en el 2013 la Comisión de Economía aprobó el proyecto de ley 2195 –presentado por el congresista Víctor García Belaunde–, hasta el momento no ha sido debatido por el pleno del Congreso.

“A raíz de la investigación que hice a Rodolfo Orellana, descubrí que había unas tres cooperativas vinculadas a esta red, entidades que con S/3 mil de capital social y sin local propio y ningún tipo de patrimonio, giraban cartas-fianza por S/600 millones. Eso me pareció una burla. Ni la Fenacrep ni las regiones fiscalizaban, nadie vigilaba”, apuntó el congresista.

En ese sentido, García Belaunde recuerda que junto con los técnicos de la SBS presentó el proyecto, pero que ni bien comenzó a empujarlo se encontró con muchos lobbies de cooperativistas en el Congreso. “Logré aprobar esto en la Comisión de Economía, con el único voto en contra del congresista Juan Carlos Eguren, que argumentó que esto afectaba a las cooperativas que funcionaban bien, pero no se dio cuenta de que el objetivo era vigilar a las que funcionan mal. Si una cooperativa está supervisada por la SBS, las personas tienen los primeros S/100 mil garantizados si a la entidad le va mal”, sostuvo.

Hasta la fecha han pasado tres años desde que el proyecto está en la agenda del pleno, y ha estado a punto de debatirse varias veces en la Mesa Directiva, sin éxito. “No han querido ponerlo en el debate. Muchos congresistas tienen vinculaciones e intereses con las CAC”, afirmó el congresista de Acción Popular. 

CONTROL
En relación con las cartas-fianza, Carlos Cuevas dijo que la idea es que sean emitidas por entidades que tienen un respaldo. “Si las cooperativas pasan a ser supervisadas por la SBS, tendrían evidentemente un control estricto, y aquellas que no cumplan con estándares técnicos mínimos tendrían que ser corregidas. Por tanto, las cooperativas estarían supervisadas, se cuidaría el patrimonio, se cuidaría que no emitan cartas-fianza más allá de los límites que establece la ley”, sentenció.

El especialista añadió que uno de los argumentos que emplean las cooperativas, la Fenacrep y algunos congresistas para oponerse a esta ley es que la regulación que aplicaría la superintendencia sería la misma que aplica a los bancos, y dicen que las cooperativas son entidades distintas.  “Evidentemente eso no es cierto.  Tenemos un reglamento de cooperativas que establece cuáles son los parámetros de regulación, los criterios técnicos que son adecuados a las cooperativas”.

TAGS RELACIONADOS