Si no se realizan las reformas necesarias, especialmente en infraestructura y educación, el ritmo de crecimiento de la economía peruana bajaría por debajo de 5% dentro de cinco años, de acuerdo con las estimaciones de The Economist, presentadas hoy en el Perú Summit por Irene Mia, directora regional para América Latina y el Caribe de The Economist Intelligence Unit.

Hace dos meses, Mia calculaba que el avance en los próximos cinco años sería de 6%.

"El reto para el Perú, en este momento que puede ser el punto de inflexión, es cómo hacer para mantener ese crecimiento elevado que hemos visto en los últimos años. Tenemos pronósticos muy conservadores hacia el 2030 que miran cómo va a ser la evolución del crecimiento del Perú si se sigue como es ahora. Van a ver una desaceleración. En los próximos cinco años todavía vamos ver el 5%, pero luego va a desacelerar", comentó.

Explicó que esta curva sería normal, debido a que hay un límite para la nivelación del Perú respecto a otros países similares, pero destacó que lo que hay que hacer ahora es "tomarse el tiempo para decir qué hay que desarrollar, pensar y hacer esfuerzos y progresos en los aspectos más avanzados de la competitividad, como es la eficacia de los mercados, la educación".

"Se debe comenzar a preparar un entorno propicio para el desarrollo de la educación en el país, de modo que el sistema educativo trabaje con la industria para que se produzca el capital humano del nivel necesario para que puedan avanzar en la cadena de valor", dijo.

Indicó que otro reto es el desarrollo de infraestructura, campo en el que aún se mantiene una brecha grande pese a que es clave para la .

“Es normal que un país que llega a un nivel de desarrollo más elevado no crezca tan rápido. Es importante, es el gran reto del Perú y este es el punto de inflexión en el que uno tiene abordar y ver cómo hacemos que el crecimiento sea sostenido y ayude a mejorar los índices de pobreza y desigualdad”, concluyó.