“Uno de nuestros principales objetivos es mantener la dotación de agua potable a las familias vulnerables. Por eso, es necesario reponer los fondos invertidos por las EPS para que puedan seguir operando”, indicó Solangel Fernández, titular del MVCS. (Foto: MVCS)
“Uno de nuestros principales objetivos es mantener la dotación de agua potable a las familias vulnerables. Por eso, es necesario reponer los fondos invertidos por las EPS para que puedan seguir operando”, indicó Solangel Fernández, titular del MVCS. (Foto: MVCS)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento () transferirá casi S/427 millones a empresas prestadoras de servicios de saneamiento () para que continúen efectuando sus servicios, además de garantizar la continuidad de los proyectos de obras puestos en marcha.

MIRA: Segunda ola: gremios empresariales plantean extender periodo de gracia de Reactiva Perú a tres años

En detalle, el Fondo de Inversión de recibirá S/198 millones, mientras que S/102 millones el Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento () para que los destinen a los fondos de las EPS municipales.

El monto restante es para financiar un paquete de 27 obras de agua y saneamiento en regiones como Lima, Loreto, Callao, Moquegua, Tacna, Lambayeque, Cusco, Áncash, Piura y Puno.

“Uno de nuestros principales objetivos es mantener la dotación de agua potable a las familias vulnerables. Por eso, es necesario reponer los fondos invertidos por las EPS para que puedan seguir operando”, indicó , titular del MVCS.

“Dentro de estos servicios que van a continuar se incluye el servicio de abastecimiento de agua mediante camiones cisternas”, añadió Fernández.

MONTOS EN DETALLE

Francisco Dumler, presidente del directorio de Sedapal, detalló a este Diario que aproximadamente S/70 millones serán para garantizar hasta agosto la logística de los repartos a los limeños que no tienen acceso directo a agua potable, calculados en más de 800.000.

“Se tienen alrededor de 2.500 asentamientos humanos (AA.HH.). Para llegar a estos, donde también se incrementaron los comedores populares, contratamos 351 cisternas. Cada una hace entre tres o cuatro viajes. Por el verano la tendencia estará más sesgada al cuatro. Hasta la fecha, se realizaron alrededor de 350.000 viajes”, indicó.

Dumler dijo que el monto restante es para “reponer recursos de los fondos de inversiones y asegurar que el pago a proveedores no falle”. Esto, debido a que -ante gastos imprevistos para la logística de suministrar agua en AA.HH.- se usaron estos recursos.

Agregó que el proyecto Nueva Rinconada sector 300 –que supera los S/1.000 millones de inversión y beneficiará a 375.000 personas entre Villa El Salvador, Villa María del Triunfo y San Juan de Miraflores– está en la fase final de licitación.

“El concurso concluye en febrero. La primera piedra se pondrá este semestre y en tres años debe estar lista [la obra], que tiene cláusulas anticorrupción para su ejecución. La Contraloría puede realizar controles concurrentes”, mencionó.

En este contexto, Dumler mencionó que la cobertura actual en Lima Metropolitana es del 93% de la población (una base de 10,5 millones).

“No es que no hayamos avanzado [en el cierre de la brecha de acceso al agua], pero el crecimiento poblacional va más rápido”, indicó Dumler. Explicó que en el 2000 la brecha era de 14% sobre una base poblacional de 7,5 millones de limeños.

A su turno, Mónica Núñez, profesora de Derecho de la Universidad del Pacífico, detalló que el 25% de la población nacional no cuenta con acceso a agua potable, según la Encuesta Nacional de Hogares del 2018.

“La mayoría de personas en este grupo extrae agua de pozos. Es decir, no tiene tratamiento, no se asegura condiciones de salubridad”, refirió.

Para Núñez, las principales barreras para cerrar esta brecha pasan por el alto costo de la infraestructura que se requiere; por la falta de planificación urbana, también producto del creciente tráfico de terrenos, y por la carente zonificación económica geológica (vinculada a disponibilidad hídrica).