Urge que esté operativo el centro de convenciones en el 2015
Urge que esté operativo el centro de convenciones en el 2015

Solo falta un año y medio para que Lima sea sede de las reuniones anuales de las juntas de gobernadores del (FMI) y del Banco Mundial (BM), pero la capital aún no tiene un centro de convenciones con la capacidad suficiente para albergar a las 10 mil personas que convocará el magno encuentro. Lo que sí tiene es el proyecto de obra de lo que será este edificio, descrito con carácter prioritario por el Ministerio de Vivienda, pero en el papel.

El tema preocupa al sector empresarial ligado al turismo, porque desde el 2012 el Gobierno Peruano tiene un compromiso con los representantes del FMI y el BM para que, cuando realicen su reunión anual, la infraestructura necesaria esté operativa. Sin embargo, frente al lento avance del proyecto, la mayoría de los asistentes realiza reservas de habitaciones y áreas comunes dando por hecho que el edificio en mención no estará listo.

“No hemos hecho las cosas a la velocidad que debimos. Este es un tema urgente. De todas formas, tenemos un plan B para cubrir la demanda de estos 10 mil viajeros en caso que el centro de convenciones no esté a tiempo”, señala Carlos Canales, presidente del Buró de Convenciones.

El ejecutivo considera que con un trabajo complementario entre el sector público –con sedes como el Pentagonito– y los hoteles con mayor área para eventos –como el Westin o Los Delfines– se puede responder a las exigencias del FMI y el BM. Pero el caso es que –según el Ministerio de Vivienda señala en su declaración de viabilidad del proyecto [fechada en octubre del 2013]– entre ambas ofertas la cobertura máxima sería de poco más de 5.000 personas.
 
¿En qué situación está el proyecto? La obra se ha licitado a favor de la empresa brasileña OAS por el Ministerio de Vivienda a inicios de este año. En comunicación con El Comercio, la compañía ha precisado que realiza los trabajos preliminares y que comenzará la edificación en abril, para entregarla a mitad del 2015. Luego, de acuerdo con la declaración de viabilidad emitida por Vivienda, se propondrá una asociación público-privada para la implementación y operación del complejo, por un plazo de 20 años. El ministerio ha solicitado que se construya a tres turnos diarios para llegar justo a tiempo. ¿Llegarán?

Esta no es una obra menor para . Se levantará sobre un área de 10.884 metros cuadrado al lado del Museo de la Nación, en San Borja, y costará S/.499,3 millones. Tendrá 18 salas de diferentes tamaños y una capacidad para albergar en simultáneo a 9.550 personas. Para tener una idea sobre el salto cualitativo que dará la capital con esa infraestructura, sepa que la capacidad del  Westin, que hoy tiene la sala de convenciones más grande, es de 2.000 personas.
 
Con lo disponible, Lima fue sede de 53 citas internacionales en el 2013, las que generaron un movimiento económico de US$110 millones, según Marisol Valdez, presidenta de Stimulus, consultora que organizó Mistura. El plan para el 2017, estima el Buró, es captar US$1.000 millones en ingresos por ser sede de 250 encuentros. Sin embargo para ello se necesita la infraestructura. 

TRABAS BUROCRÁTICAS
Faltó acelerar.
 Según el Buró de Convenciones, las trabas burocráticas demoraron la licitación del proyecto desde mitad del 2012 hasta enero del 2014.
 
Facilitar las obras. La Sociedad de Hoteles del Perú ha pedido que el Estado agilice los permisos para que las ampliaciones de varios hoteles corporativos estén listas en el 2015. 
 
Sin respuesta. El Ministerio de Vivienda no ha explicado por qué tardó tanto la licitación del centro de convenciones, obra anunciada por el presidente Ollanta Humala en el 2012.