La Encuesta Dirigida a la Población Venezolana que Reside en el País (Enpove 2018) –realizada por el INEI– muestra que el sueldo promedio que perciben es de S/1.119, monto menor a los S/1.592 que perciben los peruanos. (Foto: Archivo)
La Encuesta Dirigida a la Población Venezolana que Reside en el País (Enpove 2018) –realizada por el INEI– muestra que el sueldo promedio que perciben es de S/1.119, monto menor a los S/1.592 que perciben los peruanos. (Foto: Archivo)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

A setiembre de este año, en el Perú habitan 865.000 ciudadanos venezolanos, de acuerdo con la Superintendencia Nacional de Migraciones.

Esta cifra es similar a la publicada por la Organización Internacional para las Migraciones que, a su vez, refleja que el 52% de esta población cuenta con una profesión o título técnico.

Sin embargo, el grueso de este grupo está concentrado en segmentos de menores ingresos, pese a su calificación.

Este capital humano, según Elmer Cuba, socio de Macroconsult, debe ser integrado de manera eficiente al mercado laboral peruano, a fin de evitar impactos negativos en la economía, como por ejemplo perjudicar los salarios.

“Si no hacemos nada es probable que ocurra un evento que nadie quiere en los próximos meses”, sostuvo durante el conversatorio “Venezolanos: retos, impacto y oportunidades”, organizado por la embaja de este país en el Perú.

POSIBLES MEJORAS

Para el economista, debe revisarse la normativa que establece que las empresas del sector privado solo pueden incorporar a un 20% de trabajadores extranjeros en sus planillas.

“¿Qué pasa con un inmigrante que quiere poner un restaurante donde se venda comida venezolana y [busque] contratar a sus amigos [extranjeros]?”, sostuvo.

De otro lado, Cuba hizo referencia a la ley que establece que los trabajadores extranjeros de quinta categoría, en su primer año, deben pagar 30% de su ingreso por Impuesto a la Renta.

“Pónganse a pensar en alguien que gane S/1.000 y tenga que pagar el 30% a la Sunat. Es de locos. Hay un problema severo”, refirió.

Considerando la situación política actual, el economista mencionó que estas modificaciones podrían darse vía decreto de urgencia.

“Esto se plantea para que las personas con altas habilidades puedan ser absorbidas en el [mercado laboral]”, finalizó Cuba.