El valor del bono de este programa es de S/26.400. (Foto: Archivo El Comercio)
El valor del bono de este programa es de S/26.400. (Foto: Archivo El Comercio)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento () lanzó la primera convocatoria del año para acceder a los Bonos Familiares Habitacionales (BFH) para la modalidad de aplicación de Construcción en Sitio Propio del programa Techo Propio.

MIRA: Mincetur prevé recuperación de exportaciones peruanas en 2021

Son 23.425 bonos que buscarán otorgarse bajo este esquema. De estos, 14.000 corresponden a los excedentes de la segunda convocatoria realizada el 2020, mientras que el resto a nuevos postulantes.

El presupuesto para este subsidio asciende a los S/618,4 millones. El valor del BFH de este programa es de S/26.400.

Si bien se exceptuará para los postulantes –quienes pueden inscribirse hasta el 31 de marzo– la presentación del requisito de autovalúo hasta fin de año, sí deberán suscribir una declaración jurada afirmando que el valor de la vivienda no supera los S/88.000.

APORTE

, extitular del MVCS, indicó que la entrega de estas subvenciones son muy positivas, pues además de su rol financiador para cerrar la brecha habitacional le brinda al sector construcción una señal de estabilidad a fin de que sigan invirtiendo.

Carlos Casas, decano de la Facultad de Economía y Finanzas de la Universidad del Pacífico, destacó este aspecto agregando que la construcción es uno de los rubros que –aunque temporal– más empleo genera.

“Los programas de viviendas sociales son proyectos que pueden impactar directamente en la reactivación del sector construcción que, a su vez, ayuda a la recuperación de la economía por su vínculo estrecho”, explicó Guido Valdivia, director ejecutivo de la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco).

Sin embargo, Valdivia anotó un contrasentido al haberse reducido el presupuesto para estos programas respecto al año pasado.

“Es una preocupación. Estos programas son muy eficientes en cuanto a las ejecuciones de recursos, pues no se hacen licitaciones. Evidentemente hay problemas con municipalidades, pero es más rápido que las obras públicas”, enfatizó.

Casas observó como riesgo la autoconstrucción, pues el programa no cuenta con parámetros importantes que regule este aspecto.

“Este subsidio debería ir quizás con la participación de arquitectos o ingenieros para tener viviendas de calidad”, acotó Casas.

Piqué del Pozo, a su turno, remarcó que sobre el sector construcción –que ha venido destacando en la recuperación de la economía– se debe mantener el apoyo también de otros programas que impulsen las viviendas sociales y la dinamización del sector inmobiliario.

¿QUIÉNES POSTULAN?

  • El ingreso mensual del grupo familiar debe ser máximo de S/2.706 al mes.
  • El terreno o los aires independizados en los que se construirá la vivienda deben estar inscritos en Registros Públicos.
  • Los beneficiarios no deben tener otro terreno o vivienda, ni tampoco haber recibido apoyo habitacional del Estado.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Jorge Muñoz: “Siempre supe que Lima era una ciudad muy compleja”