Módulos Temas Día

Más en Economía

"La promesa del agua potable", por José luis
Bonifaz

Se tiene que el presupuesto de inversiones en saneamiento entre los años 2011–2016 fue de S/34 mil millones

Agua potable

(Foto: El Comercio)

El domingo pasado el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) publicó el Plan Nacional de Saneamiento 2017- 2021, que es el instrumento de implementación de la Política Nacional de Saneamiento. El diagnóstico indica que las coberturas en el ámbito urbano alcanzan el 94,5% en agua potable y el 88,3% en alcantarillado. De otro lado, en el ámbito rural, se estima una cobertura de 71,2% en agua potable y 24,6% en alcantarillado. De acuerdo con esto, 3,4 millones y 8,3 millones de peruanos no tienen acceso a los servicios de agua potable y alcantarillado en los ámbitos urbano y rural, respectivamente.

La demanda estimada de recursos financieros para lograr cobertura total urbana al año 2021 es de S/49,5 mil millones. La oferta proyectada del MVCS que incluye financiamiento internacional y las estimaciones de inversión asciende a S/39,5 mil millones. Esta se complementa con recursos de endeudamiento de Sedapal, el aporte de las empresas prestadoras a través de tarifas y el financiamiento a través de asociaciones público-privadas (APP), que suman un total de S/10 mil millones, con lo cual el plan queda financiado. En otras palabras, se requiere una inversión anual de alrededor de S/10 mil millones para cumplir la promesa.

Sin embargo, se tiene que el presupuesto entre los años 2011-2016 fue de S/34 mil millones. En este periodo, la ejecución total fue de solo S/22 mil millones, de los cuales S/19 mil millones, corresponden a los tres niveles de gobierno; y S/2,8 mil millones a Sedapal y empresas prestadoras públicas. En otras palabras, el avance en la ejecución presupuestal en promedio para el período analizado fue de solo 65%, es decir, se dejaron de ejecutar S/10 mil millones. Por eso el verdadero ritmo de inversión terminó siendo entonces de solo S/5 mil millones anuales.

Como se observa, si se sigue el ritmo de inversión del quinquenio 2011-2016, no se llegará a invertir lo necesario para el cierre de brecha urbana, por lo que la promesa quedará largamente incumplida. ¿Qué se puede hacer para cambiar la historia?

Por un lado, se requiere impulsar la modalidad de obras por impuestos, que entre los años 2011 y 2016 totalizó solo S/456 millones en el sector saneamiento. Aquí la idea es conformar paquetes de inversión de tamaño atractivo para que más empresas se acojan a este mecanismo. Por otro lado, el MVCS deberá ejecutar los proyectos a través de una nueva y fortalecida unidad ejecutora que sea la responsable de las obras en Lima, ya que Sedapal no ha tenido la velocidad deseada. Por último, en provincias se deberá agilizar la formulación y ejecución de proyectos que combinen ampliaciones de cobertura de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas servidas que permitan la participación del sector privado a través de contratos de gestión. De otro modo, nos quedaremos solo frente a promesas.

Lee más noticias de Economía...

Tags Relacionados:

Agua potable

Sedapal

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada