(Foto: AP)
(Foto: AP)

En el inicio del gobierno de se respira un ambiente de distensión y tranquilidad política en el entorno local. Sin embargo, en el frente internacional se han dado algunos eventos que pueden generar riesgos para la recuperación económica del país.

Por ejemplo, cada vez más se viene discutiendo sobre la posibilidad de un aumento en las tasas de interés en , mayor al que se esperaba a inicios de este año. Esto ha generado cierta preocupación en algunos empresarios.

Según el último sondeo realizado a los ejecutivos del Servicio de Asesoría Empresarial de Apoyo Consultoría entre el 16 y el 22 de abril, a la mitad de los clientes encuestados le preocupa el impacto que esto puede tener sobre la economía peruana.

¿Por qué las tasas en EE.UU. podrían ser mayores a las inicialmente esperadas? Existe el riesgo de que la inflación en Estados Unidos crezca de una manera más rápida de lo que se había anticipado a inicios del año. Esto, debido al impacto positivo que el impulso fiscal va a tener sobre la actividad económica estadounidense, la cual ya ha venido acelerando su ritmo de crecimiento en los últimos ocho trimestres.

Además, existe la posibilidad de que el precio del petróleo sea mayor al esperado. En los últimos días, la cotización del petróleo –West Texas Intermediate– alcanzó su nivel máximo en más de tres años (US$69 por barril) y es posible que continúe su tendencia al alza. Esto debido al conflicto en Medio Oriente. Además, se prevé que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) continúe con su proceso de recorte de producción.

Así, un incremento más rápido de la inflación podría generar que la tasa de interés de política monetaria de la Reserva Federal suba cuatro veces –y no tres como se anticipaba a inicios de este año–, con lo que la tasa podría pasar de un rango actual de 1,50%-1,75% a 2,25%-2,50%. A esto podría sumarse un aumento de las tasas a mayores plazos. La tasa de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años se situó esta semana en alrededor del 3,0%, su nivel máximo en cuatro años. Esto podría encarecer el financiamiento en los mercados financieros internacionales y, por lo tanto, cambiar el escenario de buenas condiciones financieras que la región ha estado percibiendo en los últimos meses.

En el caso del Perú, hasta ahora las condiciones de financiamiento internacionales han sido bastante favorables. En lo que va del año, el rendimiento del bono soberano del Perú en soles a 10 años –tasa que sirve como referencia para préstamos de largo plazo– se ha mantenido en niveles bajos (4,9%). Esto, sumado a la reducción de la tasa de referencia del Banco Central, ha favorecido la reducción de tasas de préstamos del sistema financiero, llevándolas a niveles mínimos, en particular, para los créditos corporativos e hipotecarios.

Esto ha permitido estimular la recuperación de la inversión empresarial y de la adquisición de viviendas. Sin embargo, existe un riesgo de que esto pueda cambiar. Mayores aumentos a los esperados en la tasa de interés en EE.UU. pueden elevar los costos de financiamiento locales, del Gobierno, de las empresas y las familias, lo que podría moderar el ritmo de recuperación económica.