Publicidad peruana
Publicidad peruana

“Vivimos en un mundo cínico. Un mundo de fuertes competidores”. ¿Les suena familiar esta frase? A los cinéfilos como yo los lleva inmediatamente a la escena final de una de mis películas favoritas y de las más inspiradoras: “Jerry Maguire”. Y a pesar de que el personaje al que da vida Tom Cruise lo dice en un momento altamente emocional y romántico (esta frase es seguida por una de las mejores frases en la historia del cine, que sale de la actriz Renee Zellweger: “You had me at hello”), siento que aplica mucho a la industria del márketing y la publicidad.

Por naturaleza, nuestra industria se basa en competir por la atención y la preferencia de la gente. Anunciantes, agencias de publicidad, digitales, medios, nos medimos en cuanto a puntos de share de mercado que le quitamos a la competencia, recordación de marca por encima de la competencia, cantidad de fans y niveles de engagement superiores a la competencia, Effies, Andas, Cannes, premios Ideas, por encima de la competencia. Tal cual describía Jerry, “un mundo de fuertes competidores”.

Y eso está muy bien. Ese hambre competitivo es lo que nos impulsa a innovar constantemente para ganar la preferencia y fidelidad de un consumidor más exigente, menos tolerante, más informado, menos leal y más distraído.

Pero esa presión por resultados, esa vorágine competitiva, no puede encapsularnos y no dejarnos ver que durante la carrera debemos tener espacios para –como industria, como colegas, como aliados– identificar objetivos comunes para alcanzar, escuchar experiencias exitosas y reflexiones que nos hagan cuestionarnos, y momentos para reconocer y celebrar el buen trabajo del otro.

Hace cuatro años la tuvo su mejor performance en los Premios Cannes, considerados el equivalente a los Óscar de la publicidad mundial. La delegación peruana regresó con 14 leones, y en esa ocasión El Comercio hizo una mesa redonda con varios creativos y clientes premiados. Para mí, la mejor parte de la sesión fue cuando cada uno decía cuál campaña de las que se llevaron un León les hubiera gustado trabajar. En una industria egocentrista, donde la competencia es casi el enemigo y donde la crítica es un deporte, fue espectacular escuchar a una agencia “reventarle cohetes” a otra, aplaudir su buen trabajo y hasta lamentar que esa idea no se les ocurrió a ellos. Sentí en ese momento que como industria habíamos madurado.

Ese mismo espíritu de escuchar e identificar objetivos comunes y aplaudir el trabajo de “la competencia” es el que se tuvo la semana pasada durante la Semana de la Publicidad.

Charlas de anunciantes como Unacem, Scotiabank y Prom-Perú, contando sus experiencias de innovación y creatividad. La Asociación de Agencias de Medios hablando de las nuevas tendencias. El IAB (gremio de agencias digitales) con un panel de lujo. Medios especializados como Mercado Negro y Código tocando temas como los retos de la publicidad en vía pública y los retos de la mujer en la industria. Y la Asociación de Agencias de Publicidad con seis conferencistas internacionales terminando con el Premio Ideas que, por segundo año, reconoce lo mejor de la creatividad peruana.

Nuestra industria del márketing y las comunicaciones va a avanzar mucho más si caminamos juntos y nos enriquecemos mutuamente. La clave es evitar que la vorágine del día a día y el aislamiento competitivo no nos dejen espacio para escuchar, inspirarnos y aplaudir. Nos vemos en la Semana de la Publicidad 2018.

Lee más noticias de Economía...