RECLAMO PERUANO FUE ESCUCHADO

Yale devuelve piezas sacadas de Machu Picchu

Ministro afirma que legado cultural será entregado en enero o febrero del 2008

Un logro trascendental. El ministro de Vivienda Hernán Garrido Lecca, comisionado por el presidente Alan García Pérez para tratar con la Universidad de Yale el retorno de las piezas que conserva esta casa de estudios desde que Hiram Bingham las llevó entre 1911 y 1915, señaló que tras varios meses de negociación se ha llegado a un acuerdo que reconoce al Estado Peruano la propiedad del patrimonio cultural y se compromete a su devolución.

Estas gestiones se reanudaron en el año 2003 a iniciativa del entonces director del Instituto Nacional de Cultura (INC) Luis Guillermo Lumbreras, quien puso una vez más sobre el tapete el reclamo peruano acerca de la propiedad de esas piezas que salieron para Estados Unidos con consentimiento del Gobierno del entonces presidente Óscar R. Benavides, pero con un compromiso y plazo de devolución.

En el 2006, mediante una ley, se creó el comité de repatriación del patrimonio que conservaba la Universidad de Yale, presidido por el Ministerio de Relaciones Exteriores e integrado por el INC, representantes del Congreso, el Gobierno Regional del Cusco, el gobierno local de Machu Picchu y el Ministerio de Justicia. Para facilitar la consecución del objetivo, el comité delegó en el ministro Garrido Lecca la negociación con Yale.

El titular del sector Vivienda afirmó que el gran mérito del acuerdo radica en que el Perú ha generado con el mismo un nuevo paradigma para el tratamiento de este tipo de controversias entre centros de investigación y museos que conservan bienes culturales con las naciones de donde son originarias las piezas arqueológicas. "Ir por la vía confrontacional no nos hubiera servido de nada", acotó.

A través del acuerdo, el Estado Peruano asume compromisos en apoyo a la investigación arqueológica. La Universidad de Yale reconoce la propiedad del 100% de las piezas a favor del Perú. Parte del trato considera la construcción por cuenta del Estado Peruano, y con participación del Gobierno Regional del Cusco, de un museo y centro de investigación de la cultura inca, el mismo que deberá estar concluido en el 2009.

LA SEDE IDEAL
Garrido Lecca adelantó que hay por el momento varios lugares en la ciudad del Cusco en los cuales el museo podría construirse. Uno es la casa de San Bernardo, actual local del INC. Además se ha recibido la oferta de la empresa Backus para disponer del local donde se produce la cerveza Cusqueña. También se ha considerado que el nuevo museo se levante en un terreno en las cercanías de la fortaleza de Sacsahuamán. Otras posibilidades serían un terreno ubicado en el distrito de Wanchaq y otro frente al Coricancha.

Sobre la ubicación del museo, para el cual se considera una inversión de 5 millones de dólares, sostuvo que el Gobierno se mantiene abierto a cualquier sugerencia.

Garrido Lecca destacó el apoyo de los congresistas cusqueños para llevar a buen término las negociaciones con la casa de estudios. Mencionó especialmente una carta dirigida al presidente de Yale, Richard Levin, firmada, entre otros, por las congresistas Hilaria Supa y Maria Sumire como representantes del pueblo originario de las piezas en disputa.

Adelantó que la entrega formal de este patrimonio histórico podría producirse entre enero y febrero del 2008, cuando se espera haya concluido el inventario consolidado que se realiza. En su viaje de retorno, las piezas formarán parte de una muestra que visitará las principales ciudades del mundo para promocionar Machu Picchu en el contexto de su denominación como una de las Siete Maravillas del Mundo. A esta muestra itinerante se sumarán piezas que se conservan en el Perú de la cultura Inca y otras de Caral, Kuélap y Chavín.

El ministro dijo que la colaboración de Yale no se limitará a estudios arqueológicos y antropológicos, sino que considera también su aporte en la investigación de la flora y fauna en la zona de la reserva del Santuario Natural de Machu Picchu.

AL GRANO
"La devolución es la culminación de un reclamo justo"
WALTER ALVA
ARQUEÓLOGO
4¿Qué opina sobre la devolución de las piezas sacadas de Machu Picchu?
Es una noticia de extraordinaria importancia para el Perú porque significa la culminación de un reclamo justo que hace el país a la Universidad de Yale para que se cumpla un acuerdo pactado con Hiram Bingham cuando se trasladó esas piezas a Estados Unidos para fines de estudio.
4¿Qué lección nos deja el acuerdo con Yale?
Esta es una demostración del respeto que debe primar por la herencia cultural de un pueblo. Además las condiciones bajo las cuales se devuelve nuestro patrimonio significan una responsabilidad por parte del Perú para que se conserven dignamente estos restos.
4¿No considera que el cuidado de nuestro legado debe ser también parte de la política gubernamental?
Claro. No debemos tomar esto como una obligación que nos impone la universidad, sino como una función normal del Estado. Sobre todo porque se manejó el argumento de que el Perú no estaba en condiciones de recibir las piezas que tiene Yale. Debemos demostrar que tenemos en nuestro país museos de óptima calidad en el norte del país y en Lima y que, además, existe una conciencia de la necesidad de conservar y proteger nuestra herencia cultural.

CRONOLOGÍA
[1911]
El expedicionario estadounidense Hiram Bingham llegó hasta las faldas de la montaña Machu Picchu.
[1915]
Una nueva expedición encabezada por Bingham arribó a la ciudad inca y realizó una serie de investigaciones. Luego se llevaría a su país 74 cajas con restos hallados en las excavaciones. [1916]
El entonces presidente Óscar R. Benavides exigió a la Universidad de Yale la devolución de los objetos que entregó Bingham.
[2006]
El 12 de julio, el Congreso del Perú emite la Ley 28778 para la repatriación de los objetos de la colección Machu Picchu del museo Peabody de la Universidad de Yale, cuya salida del país fue autorizada por Decreto Supremo 1529, del 31 de octubre de 1912, y por Decreto Supremo 31 del 27 de enero de 1916.

EL COMERCIO LO DIJO
Hay un tema de ley, soberanía e historia
"Los términos del compromiso adoptado por dicha universidad (Yale) y el historiador Hiram Bingham con el Estado Peruano fueron que la salida de bienes, ocurrida a principios del siglo XX, era temporal. La esencia del acuerdo permanece inalterable en el tiempo y de ningún modo la prolongada permanencia de la muestra en un museo foráneo legitima la ilegal pretensión de despojarnos de nuestro patrimonio... Es imprescindible desplegar los máximos esfuerzos para lograr la repatriación de estas piezas, que son parte de nuestro patrimonio y de la peruanidad. Hay un tema de ley, soberanía e historia en este litigio internacional".
[Editorial, 28/06/2007]