DEL CONSULTOR: Se ignora el valor del conocimiento

Por Modesto Montoya. Físico nuclear

La producción científica se mide por el número de artículos publicados en revistas indexadas. Desde su fundación, en 1960, el Radio Observatorio de Jicamarca (ROJ) ha publicado unos 700 artículos y ocupa el primer lugar entre los institutos peruanos de ciencia y tecnología, y sus investigadores han traído innumerables galardones internacionales al país.

A pesar de todo lo valioso que es el ROJ, hoy se construye una línea eléctrica de 10.000 voltios, que emitirá un ruido de fondo que echará por tierra las mediciones que requieren alta precisión. Esto solo ocurre cuando se ignora el valor del conocimiento.

El ROJ estudia la atmósfera basado en la respuesta ante las señales emitidas por su antena que ocupa 85.000 metros cuadrados. El conocimiento de la atmósfera permite aplicaciones prácticas, como lo muestra el proyecto para comunicación con Pisco, basado en el efecto de difracción en la atmósfera. Debido a la inversión de temperatura, las ondas de VHF, que normalmente no debería pasar del horizonte, vuelven a tierra.

El ROJ es parte de una red mundial de observatorios que estudia la ionósfera.