Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

Gobierno y ciudadanía deben comprometerse con el turismo

El turismo, sin duda, es una de las industrias con mayor potencial de crecimiento del país. Pero, así como es plausible la ambiciosa meta de dos millones de visitantes para el 2008, es evidente que queda mucho por hacer para mejorar el servicio.

En lo que va del año 834 mil extranjeros ingresaron solo por el aeropuerto Jorge Chávez (14% más que en el 2006) y el año pasado llegaron 1,6 millones por vía aérea y terrestre que dejaron ingresos por US$1.500 millones.

Preocupa, sin embargo, que la inversión en infraestructura no camine al ritmo de este crecimiento, lo que causa enormes problemas. Y gran parte de la responsabilidad la tienen los gobiernos regionales y locales, que no eliminan las trabas burocráticas que, por ejemplo, demoran las licencias para construir hoteles.

A su vez, el Gobierno Central debe asumir el reto de impulsar nuevos productos. ¿Cómo? A través de una fuerte campaña de promoción del turismo interno, que estimularía la inversión en infraestructura. También deben concretarse acuerdos para la llegada de más aerolíneas.

Asimismo, hay que promover una mayor conciencia ciudadana de lo que significa el turista. No se trata solo de evitar actitudes violentistas que los afectan, como la toma de aeropuertos y carreteras o el recurrente bloqueo de la vía a Machu Picchu. Según Prom-Perú, los viajeros valoran nuestra cultura, el paisaje, el buen trato y la gastronomía, pero les molesta el caos vehicular, la basura, los ruidos y la contaminación.

En suma, no solo es importante que el turista nos visite, sino que anime a sus conocidos a viajar al Perú. Es nuestro primer promotor en el exterior y no debemos descuidar la imagen que le proyectamos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google