Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

Tiempos de cólera...desempleo

Por Karina Borrero

Ocurre que uno suele pensar que esta es una situación que nunca le tocará. Y que solo formaremos parte de esta historia adversa cuando se trate de poner el hombro y escuchar a alguien cercano que llega con la noticia. Pero cuando sucede, la verdad es que uno se siente en la calle, dolido, no sabe qué hacer, cómo actuar, por dónde comenzar con las finanzas y cómo escapar de ese gran hueco que parece dibujarse alrededor de nosotros.

Sin duda, advertir en ese momento de apuros que el desempleo es parte de la vida laboral y que nos tocará de todas maneras --según las estadísticas-- nos haría sentir mucho mejor. Por ello esperamos que esta información le sea de utilidad si es que le toca vivir este mal trance que, le aseguramos --lo dice una ex desempleada con poca fe--, será pasajero. 

Y si lo mira por el lado más amable, esta debe ser una oportunidad para apuntar más alto, a empleos que contemplen condiciones laborales más seguras y a un puesto que le genere mayor satisfacción.

TIEMPOS DE CÓLERA
Lo primero que se debe hacer es tomar aire y darse cuenta de que lo sucedido no es inesperado, dice Inés Temple, gerenta general de DBM Perú y Chile, y quien se ha ganado el prestigio de gurú de la 'cultura de empleabilidad'. "Sé que suena fácil, pero quedarnos en algún momento en la calle es parte del ciclo de trabajo. Se sabe, por estudios, que desde que uno comienza a trabajar va a tener siete cambios de empleo, y hasta cuatro de ellos serán involuntarios. Por eso es algo que debemos esperar que pase en algún momento", precisa.

Es importante entender esto, pues el efecto psicológico que causa perder la fuente de ingreso puede ser devastador. "Hay una sensación de haber sido rechazado y de ser insuficiente, no importa la razón por la que lo hayan despedido. Aun cuando fuera producto de un recorte de personal, se cultiva un resentimiento", refiere la psiquiatra Martha Rondón, directora de la Sección de Salud Mental de la Mujer de la Asociación Mundial de Psiquiatría. Prestemos atención a esto. Es básico dejar la victimización de lado y comenzar a buscar trabajo de inmediato. "No hay tiempo que perder", asegura Temple. Según ella, mientras más se tome uno en dar el primer paso para buscar empleo, mayor será la percepción de "por qué no lo consiguió antes" por parte de los empleadores.

LA CHAMBA DE BUSCAR TRABAJO
Quedar desempleado no implica que usted ya no tenga nada que hacer, pues buscar un nuevo puesto es un trabajo que debe tomar tan en serio como cuando marcaba tarjeta, coinciden Rondón y Temple. En promedio, la gente demora en encontrar algo nuevo --luego de haber sido despedida-- cuatro meses. A esto se suma que las mujeres, para nuestro mercado, son más empleables que los hombres, aunque los datos variarán según el sector al que uno se dirija.

Sin embargo, hay un punto en común: la flexibilidad y la dedicación invertida en prepararse. Para ello hay una tara que romper. "La gente tiende a pensar que va a hacer lo mismo, en un lugar igual al de antes y eso la hace creer que no tiene más chance (porque no hay manera de encontrar lo mismo). Pero no, tiene que ponerle fuerza, energía y pasión. Se tiene que aprender a ampliar sus espectros de posibilidades creativamente, mirando otras alternativas similares, pero diferentes", nos recomienda Temple.

La explicación es muy sencilla: uno puede buscar trabajo a través de los clasificados de los diarios, pero además, y de una manera proactiva, puede responder a lo que el mercado ofrece a través de contactos o ingresando su currículum vítae (CV) en páginas web. "Tú decides qué te gusta hacer y a partir de ello quién te puede necesitar", continúa Temple.

REACCIONES
Para enfrentar al mercado, tome estos puntos de partida detallados por la cabeza de DMB:

Empiece a trabajar su nuevo perfil en su CV. Uno debe hacer un análisis personal y preguntarse: ¿Qué es lo que quiero hacer ahora?, ¿ para qué soy bueno?, ¿ qué habilidades y talento he desarrollado en mis anteriores trabajos?, ¿ qué está buscando el mercado?, ¿ qué sectores están creciendo? Además, no deje de lado los importantísimos ¿qué puedo ofrecer?, ¿cuáles son los servicios que yo vendo? Resolver estas dos últimas preguntas lo ayudará sobre todo en su entrevista personal.

¿Por qué es importante hacer referencia a sus logros y metas?. En palabras de Inés Temple, "a uno no le pagan por ir a trabajar, sino por lograr metas y conseguirlas". Por ello, usted debe prepararse más que para el interrogatorio de ley (la entrevista de trabajo). Es importante que resalte su mayor aporte, es decir, lo que obtuvo no solo para usted, sino para la empresa, el equipo, la marca o el sector. En resumen, cuál fue su contribución más importante.

Aunque la intención es brindarle datos para que no ocupe más la lista de desocupados del país, la página no alcanzaría. Pero hay uno muy importante: mostrar entusiasmo. Las agencias empleadoras identifican que las personas van a las entrevistas de trabajo sin interés y no son conscientes de que si bien el perfil descrito en el CV consiguió la entrevista, es la persona la que obtendrá el puesto. Y, por último, rodéese de gente que le pueda ser de utilidad para emprender un nuevo camino. Porque allá afuera hay alternativas, pero no hay oportunidades para los que se dan por vencidos.

Cuando los años restan
Posiblemente el desempleo es más crítico cuando les llega a los más maduros, pues el mercado laboral es más restringido para ellos.

Sin embargo, el economista Alejandro Indacochea afirma que esa apreciación se desvirtúa cada vez más. "Es un mito, porque depende de qué cargos se haya tenido. Si la persona acumuló experiencia, ese es un potencial interesante. En cambio, si se llega a esa edad con una carrera repetitiva, es más difícil encontrar ofertas". Lo que es cierto es que a una mayor edad se han acumulado más contactos y una red de confianza más amplia, muy útil para la recolocación laboral. Tenga esto en cuenta para no desanimarse rápidamente:

4 Será más difícil conseguir trabajo por periódico o por empresas de selección. Tienen menores posibilidades porque por lo general ambos buscan personal joven.
4 El camino es a través de las redes de confianza: las personas para las que uno trabajó, quienes fueron sus jefes, los pares, proveedores, clientes, gente con la que interactuaba. Las personas que lo aprecian a uno y que lo reconocen en el trabajo. Lo que se debe lograr es que ellos sepan lo que está buscando, pero no en una situación dramática ni desesperada. Se cree que en total la red de confianza de un individuo suma más de 200 personas. Piense a cuántos invitaría a su matrimonio.
4 No debe transmitir a los amigos los pesares, pues estos son sus principales publicistas y vendedores. Si el vendedor no lo compra, no lo puede vender. La gente suele recomendar a los entusiastas, porque los hacen quedar bien.
4 Jamás se le pide trabajo a un amigo, pero le puede comentar sus anhelos y lo que quiere hacer. Si ellos le piden el CV, entrégueselo, pero si no, no lo haga, pues le daría la responsabilidad de buscarle trabajo. Pero sí les puede pedir información útil para su búsqueda.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google