Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

La noche en que la democracia peruana cayó en un profundo agujero negro

Por Sulma Huaringa Payano

Eran las 10:30 de la noche del domingo 5 de abril de 1992 cuando gran parte de la ciudadanía, que creía que concluía un día como cualquier otro, se vio sorprendida por la interrupción de los programas televisivos y radiales, que daba pase a un mensaje a la nación del entonces presidente Alberto Fujimori.

Nadie pudo presagiar el detonante de aquel imprevisto mensaje: anuncio de la disolución del Congreso, la reorganización total del Poder Judicial, la reestructuración de la Contraloría General de la República, así como el establecimiento del llamado Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional.

Mientras el mensaje a la nación se desarrollaba, la alarma y desesperación de la población nacían en las principales calles de la capital y ciudades del interior del país, donde tropas del Ejército, la Marina de Guerra, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional se desplazaban a fin de acordonar el ingreso y salida de las diversas sedes de los poderes públicos y de instituciones privadas.

La vigilancia incluía los domicilios de los presidentes de las cámaras legislativas, Roberto Ramírez del Villar y Felipe Osterling Parodi, para quienes se había ordenado el arresto domiciliario.

De otro lado, bajo el pretexto de "cautelar que no se tergiverse el texto del mensaje presidencial'', las Fuerzas Armadas irrumpieron en los locales de los principales medios de comunicación.

No tardó mucho para que el anuncio del presidente Alberto Fujimori fuera de conocimiento internacional.

Al respecto, el entonces presidente de Estados Unidos George Bush calificó la disolución del Congreso como "un lamentable retroceso para la causa de la democracia en el hemisferio" e instó a la vez a que el Gobierno Peruano restaurara los principios constitucionales.

En tanto, los gobiernos latinoamericanos mostraron su preocupación por lo acontecido, pero al mismo tiempo expresaron su esperanza por el pronto restablecimiento de la institucionalidad democrática en el Perú.

Al cumplirse 15 años de aquel anuncio, ayer llegó a su conclusión el proceso judicial de los implicados en el denominado autogolpe del 5 de abril de 1992.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google