Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google

ALEJADO DEL FÚTBOL, 'BALÁN' GONZALES TRABAJA EN CONSTRUCCIÓN CIVIL EN EE.UU.

Autoexilio del goleador

Corría el 2002 y Andrés 'Balán' Gonzales Luján, estrella del Juan Aurich de Chiclayo en ese entonces, no había planeado retirarse del fútbol a los 34 años. Solo pensó en alargar su carrera por un par de temporadas antes del adiós. Pero en el Clausura de ese año, y luego de un partido entre el 'Ciclón' y Alianza Lima (2-2), en el estadio Elías Aguirre, unos inescrupulosos le vaciaron sus propiedades en Chiclayo y Lima en cinco días, y lo dejaron con los bolsillos vacíos. Esta situación lo convenció de que lo mejor en ese momento era irse a Estados Unidos. Y no volver.

Se instaló primero en Miami, Florida, y después de estancias breves en Chicago, Nueva York, entre otras ciudades, gracias a invitaciones para intervenir en partidos de exhibición, encontró en Dallas, Texas, el mejor refugio para él y su familia: su esposa Marley Arbildo y sus cuatro hijos Flavia (23), Junior Andrés (16), Susana (14) y Javier André (7).

Han pasado cinco años desde que recaló en Estados Unidos y, pese a que ha recuperado solvencia económica y profesional, el ex futbolista extraña al Perú, donde vivió, entre otras cosas, los mejores momentos de los 17 años de su trayectoria futbolística. "Echo de menos a la familia que tengo en Lima. Una de las cosas que más lamenté es no haber podido ir al entierro de mi madre (Aydé Luján, fallecida en el 2004) porque no he regularizado mis papeles aquí".

'Balán', con 39 años encima, ha convertido a Dallas en su base de operaciones. Allá labora desde hace año y medio como empleado de construcción civil, y en paralelo participa en cuanta actividad deportiva se realiza en la zona con los inmigrantes, además de dictar clases de fútbol a un grupo de niñas, que es el primer paso para desenvolverse en su futuro oficio: técnico profesional.

Después de estrenarse en Sport Boys en 1986, y de haber pasado con éxito por Universitario de Deportes --bicampeón 92-93--, el ex artillero revela que le hubiese gustado retirarse con la camiseta crema. "Soy hincha rosado, pero en la 'U', sin duda, viví los mejores momentos. El equipo que fue bicampeón con (Sergio) Markarián mereció mejor suerte internacionalmente. Me entendía muy bien con (Ronald) Baroni y (Tomás) Silva. Fue una experiencia muy linda", recuerda Gonzales, internacional peruano entre 1989 y 1997, que jugó también en el Betis de España (1994), Alianza Lima (1996-97), Vanguard Huandao de China (1997), Deportivo Pesquero (1998), Sporting Cristal (1999) y Alianza Atlético (2000-01).

Mientras sueña con resolver su situación migratoria, Gonzales está ilusionado en que uno de sus hijos, Junior Andrés, delantero de 16 años en un equipo de Dallas, le siga los pasos, y al mismo tiempo lamenta no haber podido ir a un mundial, que su nombre haya quedado manchado por haberle dicho al seleccionador Miguel Company que no se sentía bien en Chile durante la Copa América de 1991, lo que le generó una larga suspensión del Instituto Peruano del Deporte (IPD) hasta que fue amnistiado por el entonces presidente Alberto Fujimori, en 1993.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google