Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook

JOHNNY CASH Autobiografía

Las memorias se visten de negro

LA TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL DE LA AUTOBIOGRAFÍA DE JOHNNY CASH ACABA DE LLEGAR A LIBRERÍAS LIMEÑAS LOS RECUERDOS PERSONALES DEL FAMOSO "HOMBRE DE NEGRO" SON UNA LECTURA OBLIGATORIA PARA LOS AMANTES DE LA MÚSICA.

Por Francisco Melgar Wong

En "Alta fidelidad", la estupenda película de Stephen Frears en la que un disfuncional y romántico melómano se plantea la difícil tarea de madurar a los 30 años, hay una escena en la que el personaje principal, Rob Gordon (encarnado por John Cusack), trata de definirse a sí mismo de la forma más honesta posible. Dice: "No soy el tipo más listo del mundo, pero tampoco soy el más estúpido. Quiero decir, he leído libros como "La insoportable levedad del ser" y "El amor en los tiempos del cólera", y creo que los entendí. Tratan sobre mujeres, ¿no? Bueno, solo bromeo; en realidad mi libro favorito es la autobiografía de Johnny Cash: 'Cash', escrita por Johnny Cash".

En el contexto de la película, las palabras de Gordon sirven para que los espectadores entiendan mejor su incurable pasión por los discos y la música pop, además de descubrir el encanto que su honesta sencillez intelectual plantea frente a la arrogancia 'snob' de otros personajes. Pero en otro nivel, aquel que implica toparse con el libro de Cash y sumergirse en sus páginas, las palabras de Gordon nos plantean una cuestión más seria, es decir, que el libro sea realmente bueno.

De todos los pioneros del rock 'n' roll que se formaron en los estudios Sun (Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins, etc.), solo Johnny Cash llevó la clase de vida necesaria para convertirse en un mito. Nacido el 26 de febrero de 1932 en el estado de Arkansas, John R. Cash creció junto con el resto de su familia en la extrema pobreza. Es probable que la oscuridad de sus canciones y esa incontrolable necesidad de hacer siempre algo nocivo se hayan originado en su infancia, cuando su padre disparó sobre su perro, y cuando su hermano mayor, Jack, cayó fatalmente sobre una sierra eléctrica.

"Perder a Jack fue horrible, fue espantoso en aquel momento y sigue siendo un rincón enorme, frío y triste en mi corazón y mi alma", admite el cantante en las páginas de "Cash". "No se puede sortear el dolor de una pérdida: puedes escabullirte cuanto quieras, pero tarde o temprano tienes que profundizar en ello, atravesarlo y, con suerte, salir por el otro lado. El mundo que allí encuentras nunca es el mismo que dejaste".

El dolor y la proximidad de la muerte forjaron a Cash de diversas maneras. En primera instancia, hicieron de su vida un desafío constante a la desgracia y a la mala fortuna, que lo llevaron a cantar el rockabilly y el country como nadie, y a caminar sobre la cuerda floja de la salud física y mental durante décadas. Según su autobiografía, su abuso de drogas lo condujo a más de una locura, como incendiar accidentalmente cientos de acres de una valiosa reserva ecológica en las montañas de California. "¿Empezó usted este incendio?", interrogó el policía. "No. Fue mi camión y ha muerto. No pueden interrogarlo", respondió Cash.

SOLO EL DIABLO LO SABE
Aunque hacia el final de su vida el cantante logró encontrar el amor, escapar de su adicción a las anfetaminas y revivir su carrera musical, su autobiografía no ofrece una fácil lección moral.

En "Cash", al contrario de tantos ex adictos, el autor no reniega de sus años locos; al contrario, los recuerda con cariño y, por momentos, hasta con nostalgia. En ciertos pasajes de "Cash" uno puede llegar a sentir al músico de rodillas, pidiendo perdón a todos sus demonios por tener que abandonarlos; sin saber, quizás, que en su libro ya los había vuelto eternos.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook