Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
ENTREVISTA. Javier Corcuera

Voces del fin del mundo

"Invisibles", el documental codirigido por el cineasta peruano, reúne testimonios de refugiados de la guerra interna colombiana. La película se estrenará mañana en el centro cultural de la católica

Por José Puga

La comunidad "Altos de Cazucá", ubicada en la periferia de la ciudad de Bogotá, es parte de los más de tres millones de refugiados producto de la interminable guerra interna colombiana. Después de cuatro años de extorsión y crueldad por parte de las FARC, de los grupos paramilitares y del ejército colombiano, este grupo de desplazados decidió realizar el sueño de recuperar sus tierras a pesar de las posibles consecuencias.

Fue esta esperanza colectiva la que llevó al ganador del premio especial en el Festival de San Sebastián a filmar "La voz de las piedras", una de las cinco historias que forman la película "Invisibles", coproducida entre el actor español Javier Bardem y la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras. Esta cinta, que codirigió con los reconocidos directores Win Wenders, Fernando León, Mariano Barroso e Isabel Coixet, presenta casos de víctimas de crisis olvidadas por la sociedad contemporánea en escenarios internacionales como Colombia, Uganda, República Democrática del Congo, Barcelona y República Centroafricana.

Después de dar un taller gratuito en el C.C. de España la semana pasada y frente al próximo estreno de este ambicioso documental en el CCPUCP, Javier Corcuera se animó a contarnos acerca de su visión sobre los derechos humanos, su arte y los problemas que enfrenta este género marginal dentro de la industria del cine.

¿Qué es lo que más recuerdas del rodaje de "La voz de las piedras"?
Bueno, conocimos a gente muy valiente en ese viaje. A la protagonista de mi relato, que buscaba unir nuevamente a su comunidad, los paramilitares le habían asesinado a su padre, a su hermano, a su pareja y a su mejor amiga. A pesar de eso, ella y la comunidad, con más de 150 pobladores asesinados por las fuerzas paramilitares y el ejército colombiano, decidieron volver a su pueblo. Justo en ese momento nos subimos en los camiones con ellos para el reencuentro. A pesar de lo que han vivido y las amenazas que tienen hasta hoy, han decidido volver a unirse y soñar por una Colombia diferente.

Normalmente testimonios de personas que no tienen una voz en los medios guían la trama de tus películas, ¿cuáles son las verdaderas motivaciones detrás de esto?
Me interesa llevar a la pantalla historias ocultas que no llegan a nuestras pantallas. Me he acercado a los protagonistas de estos testimonios invisibles y lo que intento es no contar yo sus historias, sino que ellos mismos me las relaten. La crítica que más me importa es la de mis protagonistas. Si no se reconocen en la película, esta no tiene ningún sentido...

¿Entonces cuál es la labor de un guionista y un director si la historia se da de manera natural sin algo planificado previamente?
Bueno, la función del director en una película es intentar contar bien una historia y sobre todo una que valga la pena ser contarse. En el caso del documental, consiste en rodar un filme sin saber cuál va a ser el resultado final. Debe haber un camino, pero este tiene que permitir que la realidad se cuele. Hay una mirada dada por el director y el guionista, pero debe ser abierta. Los guiones son una herramienta de trabajo, pero solo para que desaparezcan en el camino. A veces sobrevive algo de ese guion imaginario, pero lo interesante es cuando ruedas lo que nunca escribiste y lo que nunca imaginaste hacer.

Me imagino que este formato te ha dado ciertas licencias...
Claro. Al ser un cine marginal dentro de la industria te permite contar lo que quieras. Se ha convertido en un refugio donde se puede reflexionar sobre temas más libres que son difíciles que la industria te acepte difundir. Además, intento hacer películas más universales, no tan coyunturales. Por ejemplo intenté que "Invierno en Bagdad", que trata sobre la guerra de Iraq, no caduque después de un año de su estreno. Se buscaba pensar sobre lo que es la guerra de manera universal. Igual espero que algún día no necesitemos reflexionar sobre esto...

¿Y qué opina sobre la violencia derivada de la xenofobia y del racismo en España? No necesita ir hasta África o Medio Oriente para comprobar su vigencia...
El tema de la inmigración y la violencia ocurre hace muchos años en España. Desde que llegué a finales de los ochenta, sonaban casos como el del grupo de neonazis que asesinaron a la dominicana Lucrecia Pérez, por el simple hecho de ser inmigrante. Existe también un racismo institucional en que la inmigración es siempre tratada como un problema. Por ejemplo, las leyes de extranjería siguen siendo rígidas y se continúa tratando al inmigrante como un problema social. Se considera que los dos más grandes problemas de España son el terrorismo y la inmigración.

¿Ve alguna salida a este problema?
Hasta que no se vea este tema como un derecho universal, que consiste en moverse libremente, la xenofobia y el racismo van a crecer. España tiene una de las tasas más bajas de inmigración en toda Europa y siguen habiendo discursos matizados, no directos, que sirven para generar que más grupos de ultraderecha se organicen y ataquen como lo están haciendo. La gente emigra porque existe un mundo injusto. África y Latinoamérica han sido arrasadas por gobernantes arrogantes y déspotas, por eso ahora esta gente va a donde haya dinero para subsistir. Mientras exista pobreza, siempre habrá inmigración. Es como ponerle paredes al mar.

¿Ver tanta tragedia le hace perder sensibilidad?
Obviamente he visto historias muy duras, pero también he podido apreciar lo más valioso y lo más bello del ser humano: la fuerza y la resistencia de la gente por sobrevivir. No hago películas sobre personas derrotadas, sino sobre luchadores donde la solidaridad y el sentido de lo colectivo pueden más que cualquier injusticia.

Cambiando de tema, ¿no le incomoda que sus películas no hayan podido tener tanta difusión a escala internacional a pesar de los premios que han recibido?
"Invierno en Bagdad" no se pudo estrenar en Estados Unidos, a pesar de que recibió un premio en el Festival de Cine Latino de Los Ángeles en el 2005. "La espalda del mundo" sí se estrenó por allá, pero en general no se han difundido. No existe una distribución importante del documental, ni empresas que quieran distribuirlas en DVD. Pasa en todas partes. En España se están produciendo películas de todo tipo, pero no se están exhibiendo. Pienso que la ayuda estatal y de otras organizaciones debe ría ir más a la exhibición y a la distribución que a la producción. Esta última se puede conseguir al fin y al cabo.

Igual sus filmes gozan de cierto grado de exhibición para ser documentales...
Generalmente mis películas las he hecho en coproducción con Televisión Española para que luego se emitan en TVE internacional. Ellos garantizan una emisión abierta para toda España y a escala internacional. Además, intento siempre trabajar con productores que han podido garantizar cierta difusión dentro del mercado donde trabajo. Se trata de que lleguen a salas, pero sobre todo que se vean masivamente. Hay una indiferencia con el documental en general; es muy grave. Como decía Patricio Guzmán, "un país sin documentales es como una familia sin álbum de fotografías".

Sobre todo en el Perú donde padecemos de amnesia
Aquí se están produciendo nuevas cosas. El problema es que no tienen una cuota garantizada en la televisión pública, por ejemplo. El cine documental debe ser visto en salas, y la señal pública para eso existe. Lo que falla es la difusión nuevamente...

¿Qué nuevos proyectos tiene?
Estoy preparando un posible proyecto que se realizaría en los campos de refugiados Saharauis. Esta es una comunidad entera de cerca de 300 mil refugiados, desplazada por el régimen marroquí durante la llamada "Marcha verde" en 1975. Viven en el exilio desde hace 32 años en medio del desierto del Sahara como parte de Argelia. He viajado bastante por esa zona. Justo me encargo de organizar un festival internacional de cine. Llevamos películas europeas, africanas y de otras partes del mundo como una manera de llamar la atención de la opinión pública mundial.

¿Ha podido ver algo de televisión desde que llegó de España?
He estado siguiendo el juicio a Alberto Fujimori. Espero que este no se convierta en un show mediático y sea debidamente juzgado. Ojalá esto no solo se aplique a él sino también a todas las personas implicadas en la violación a los derechos humanos en ese y en todos los gobiernos anteriores.

PERFIL
NOMBRE Javier Corcuera
EDAD 40 años
NACIONALIDAD Peruana
FILMOGRAFÍA
-Invisibles (2007) ("La voz de piedras")
-Invierno en Bagdad (2005)
-En el mundo a cada rato (2004) ("Hijas de Belén")
-Condenados al corredor (2003)
-La guerrilla de la memoria (2002)
-La Espalda del mundo (2000)
PREMIOS
-Premio FIPRESCI en el Festival de San Sebastián por "La Espalda del mundo" (2000)
-Premio OCIC en el Festival de la Habana por "La Espalda del mundo" (2000)

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook