Edición impresa

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook
EL OBSERVADOR

De cara al futuro

CON EL BUEN DESEMPEÑO DE LA ECONOMÍA DEL PAÍS, SURGEN LAS VOCES PARA FLEXIBILIZAR EL SISTEMA TRIBUTARIO Y LA DEVOLUCIÓN DE IMPUESTOS YA PAGADOS

Por Sandro Fuentes Acurio [Abogado tributarista]

En épocas de expansión económica, estabilidad macroeconómica, inédita abundancia de reservas internacionales, equilibrio fiscal es casi natural que surjan voces para aflojar el sistema impositivo. Incluso, por más insólito y subtropical que parezca, se exige devolver masiva e indiscriminadamente tributos ya pagados y consumidos; aparece pues la corriente de "si el chorreo no llega, asalten la vaca y repártanla".

Frente a la pobreza de tantos, esas corrientes no dejan de tomar vestiduras de emoción social, solidaridad o simplemente caridad solo que con dinero ajeno, el que pertenece a todos los contribuyentes y así parecen hasta legítimas, sin reparar en que ello distribuye pobreza, no crea riqueza, que es lo que deseamos.

He sostenido más de una vez que el sistema tributario actual fue diseñado para los años 90, en un país luchando para salir de la recesión, hiperinflación, aislamiento financiero, terrorismo y varios males juntos. Ese sistema fue eficaz, pero han pasado más de quince años y el sistema sigue siendo casi el mismo.

Es probable que con las facultades delegadas al Poder Ejecutivo hace un año no se haya conseguido nada sustancial o, más bien, solo se hayan dado parches importantes y necesarios para un pequeño grupo de contribuyentes, víctimas de varios estropicios legislativos, pero sin incidencia en el sistema tributario como tal y con impacto muy limitado en la gran masa de la informalidad, la economía subterránea, el clandestinaje económico.

Tampoco creo que estemos para experimentos, por ahora de laboratorio, como el tributo plano y único del tipo 'flat tax' pero es posible que en la competencia de captar inversiones para que el TLC sea más útil, algo de la política tributaria podría ayudar; algo de orden y de menos complejidad y mucho más de inclusión.

Estoy seguro de que la etapa de bonanza y de altísima recaudación es ideal para corregir la actual asimetría de la tributación, sus severos déficits de neutralidad. Tratando de simplificar hasta la reducción de mis ideas sobre este país, solo creo en la tributación para que alguna vez nos consolidemos como nación.

  • Imprimir página
  • E-mail
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
  • Favoritos
  • Mr. Wong
  • Delicious
  • Menéame
  • Google
  • Facebook